La Confederación Farmacéutica Argentina (COFA) levantó ayer la medida de restricción del crédito a los afiliados del PAMI que dispuso el jueves, a la espera de una reunión prevista para el martes y luego del anticipo de pagos previstos para el 28 de junio.
La cámara decidió el levantamiento "temporario" de la medida, que se inició a raíz de una deuda millonaria que el PAMI mantiene con las prestadoras del convenio, tras llamadas telefónicas y reuniones con funcionarios para intentar destrabar el conflicto.
La COFA consideró "un gesto de buena voluntad" la reacción del PAMI de anticipar pagos previstos para el 28 de junio y afirmó que espera que en la reunión del martes con el director ejecutivo del Instituto, Carlos Regazzoni, "surjan alternativas y compromisos que aseguren poder seguir realizando la prestación a los pacientes jubilados como habitualmente".
"Debe quedar claro que nuestra postura de levantar la medida deberá ser respondida desde el PAMI con la toma de decisiones que cierren la incertidumbre de cobro para las farmacias y permitan la sustentabilidad del convenio", advirtió en un comunicado.
La COFA reclamó "formar parte de las discusiones en las que se resuelven las cuestiones atinentes a la prestación de medicamentos en el PAMI", al recordar que en esas reuniones participan funcionarios, técnicos, gerentes de laboratorios y economistas, pero no farmacéuticos.
La entidad lamentó esa exclusión, al asegurar que el farmacéutico es "el único eslabón imprescindible en el manejo del medicamento y el conocimiento de campo en el vínculo con el afiliado".
"El pago de urgencia que realizó el PAMI no es la solución del problema, ya que de no resolverse el resto de la deuda y esencialmente la sustentabilidad del convenio, frente a un reconocimiento de parte del Instituto de no poder solventar el actual nivel de prestación, la próxima semana el estado de cosas volverá a un punto crítico", sostuvo.
El conflicto
El viernes, Reggazoni dijo que el PAMI "no puede asumir aumentos en los remedios que han venido impactando del año pasado hasta ahora, y que son imposibles, no se pueden trasladar a la obra social".
"No se puede pretender que el dinero de los jubilados pague aumentos que no se pueden convalidar", aseveró.
La COFA aseguró que la suspensión del crédito a los afiliados del PAMI tuvo un acatamiento "amplísimo" en todo el país, incluso de farmacias prestadoras que no pertenecen a esa confederación.
Asimismo, la entidad que nuclea a los farmacéuticos detalló que la adhesión de las farmacias a la medida fue del 100% en Córdoba, Corrientes, Formosa, Río Negro, Jujuy, Chaco y San Luis; del 90% en Buenos Aires, La Rioja y Tucumán; del 80% en San Juan; del 70% en Capital Federal; y del 50% en Mendoza, Entre Ríos, Rosario y Tierra del Fuego.
Otras entidades, como la Federación Farmacéutica de la República Argentina (Fefara) o la Federación Argentina de Cámaras de Farmacias (Facaf), no adhirieron a la medida de protesta por la falta de pagos y siguieron atendiendo a los afiliados del PAMI.

500 millones destraban el conflicto

Los laboratorios enviaron una transferencia de 500 millones de pesos a las farmacias para destrabar el conflicto y evitar que los jubilados se quedaran sin poder comprar remedios
durante el fin de semana largo.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia