Las fiestas privadas son un factor que no está ausente en la realidad de los jóvenes salteños. En veinte días la Subsecretaría de Control Comercial de la Municipalidad de Salta clausuró tres eventos clandestinos. Fue el caso de fiestas en villa Las Rosas, barrio Vicente Solá y otra en un local de zona norte. En todos los casos existía una gran presencia de adolescentes y venta de alcohol.
"Al no contar con permisos habilitantes se trata de actividades ilegales, es muy difícil detectarlas pero existen", aseguró a El Tribuno el titular de la repartición municipal, Nicolás Avellaneda.
Asimismo, desde hace algunas semanas, el paseo Balcarce fue objeto de varias clausuras de locales nocturnos.
"No existen denuncias formales, pero de palabra nos dicen que en la Balcarce se consigue droga fácilmente", agregó el funcionario, quien no descartó la existencia de fiestas privadas con consumo de drogas sintéticas.
Los operativos
Las invitaciones a las denominadas fiestas clandestinas se realizan habitualmente mediante las redes sociales.
De acuerdo a fuentes policiales, no existe antecedentes de operativos en los que se hayan detectado drogas sintéticas, aunque sí marihuana y cocaína. Los procedimientos fueron efectuados en algunas zonas de la capital y localidades como San Lorenzo y Vaqueros.
El antecedente
En junio de 2015, personal de la Oficina de Encomiendas Postales de Salta secuestró cincuenta pastillas de éxtasis.
La sustancia estaba adentro de una caja de películas para niños, proveniente de Alemania.
La droga fue detectada por los agentes de la Aduana después de controlar una encomienda a través del escáner.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora