Muchos fueron los que ayer salieron a alarmar sobre la posibilidad de una rotura de las dársenas de la terminal de ómnibus de la ciudad de Salta.
El Tribuno llegó hasta el lugar a constatar el estado de las obras en donde se indicaban como "hundidas". Sin embargo, solo se trataba de una pequeña grieta superficial en el pavimento.
Los trabajadores que allí ofician de valijeros dijeron que "el piso no se mueve". Más especializados, los choferes de los colectivos de larga distancia señalaron que ellos no experimentan ninguna vibración en los coches.
"Se trata de la junta del viejo pavimento y del nuevo. Ahí se está agrietando, pero está firme", dijo un chofer de una empresa jujeña de transporte de pasajeros.
El grave problema que señalan los trabajadores ocurre por una características particular de los vehículos que ahí circulan.
Se trata de rodados de unos 30 mil kilos cuando están vacíos. Con gente y equipaje completo superan los 35 mil kilos. Pero eso no es todo, las ruedas traseras no doblan, por lo que al realizar la marcha reversa las traseras quedan firmes y no giran. Esto origina una fricción extraordinaria que originó el desgaste de la junta superficial del pavimento.
"Debemos decirle a la población y a los pasajeros que no pasa nada. Nosotros ya fuimos hace unas semanas y constatamos el degradamiento en la capa superior del hormigón originada por la tracción de las ruedas traseras. No hay riesgo y en breve la vamos a reparar", dijo con total tranquilidad el subsecretario de Obras Públicas y Planificación Urbana e la Municipalidad de la ciudad de Salta, Ignacio Pancetti.
Ayer el subsecretario de Obras Públicas y el director general de producción, Aníbal Cécere, recorrieron el lugar para evaluar la situación.
Allí vieron las que llevan los números 16 y 17, en las que se produjo rotura de placas. "Allí se realizará la reparación de los paños y el sellado de las juntas. Las labores aportarán más durabilidad al sector", anunciaron en un parte de prensa.
Al respecto, Pancetti señaló que el incidente no reviste peligro para los vecinos ni turistas que circulan por el predio.
"No hay una situación de riesgo. No hay asentamiento de las placas de hormigón, por lo tanto no se va a producir lo ocurrido en 2012. Se trata de un hormigón viejo que ha ido perdiendo la capacidad de soportar el tránsito en la parte superior y se ha degradado con el movimiento de las ruedas, lo que produjo el desprendimiento del árido y el posterior bache", amplió el funcionario.
Respecto de las tareas que se efectuarán en ese sector de la terminal, el funcionario indicó que los trabajos de recuperación consistirán en la construcción de nuevos paños y en el armado y sellado de juntas labores que brindarán más resistencia al sector.
"Estas labores se ejecutarán de forma rápida y segura en los próximos días. Las tareas no generarán conflicto en la circulación interna, ya que se desarrollarán de manera conjunta con los agentes de Tránsito, quienes se encargaran de señalizar y delimitar el paso en la zona", concluyeron en el parte de prensa.

Antecedentes

Se debe advertir que hay que ser serios en la información, ya que en enero de 2012 se hundieron varios paños de hormigón en el sector que ahora comienza la junta que está afectada.
El hundimiento de la plataforma de la terminal de Salta ocurrió el 14 de enero de ese año y dejó a cuatro personas hospitalizadas y un centenar huyendo aterrorizadas en medio del derrumbe.
La rotura de las plataformas de salidas y llegadas de colectivos de larga distancia afectó los andenes 19 hasta el 26, desplomándose el suelo, y afectando un espacio aproximado de ocho metros de profundidad, observándose que por debajo de la rampa el canal de la avenida Irigoyen.
Por casualidad no fue una tragedia y no se registraron víctimas fatales, aunque el miedo social quedó instalado en la gente por lo que es mejor verificar la información profesional y oficial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Re KennethU
Re KennethU · Hace 3 meses

Si se rompieron en pooco tiempo es que estaban mal hechas, porque supongo que deben hgaber dejado fraguar bien el hormigón antes de librarlas al tránsito.


Se está leyendo ahora