*

Las importaciones afectarán al agro y a la industria salteña
De acuerdo a los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), en mayo la aceleración en las importaciones de bienes de consumo y de bienes de capital se disparó. En Salta si bien aún no hubo pymes muy afectadas, existe temor en las economías regionales de que en caso de que persista esta política de fuerte apertura de las importaciones termine complicando al sector, lo que generaría desempleo.
Con respecto al mismo período pero del año anterior, la cantidad de compras externas de bienes de consumo crecieron un 44% y las de capital un 18%. Según un informe de la consultora Abeceb, ese aumento en los bienes de consumo "es relevante" porque se da en un contexto "en el cual la mayoría de las variables asociadas al consumo privado arrojan resultados negativos".
En este escenario de retracción, la consultora advierte que ese aumento en las compras en el exterior podrían "indicar una alerta" y que si el Gobierno nacional logra reactivar la actividad económica, "es posible que se observen mayores incrementos en dicha variable".
Esta noticia podría ser una las más adversas para el sector industrial nacional que claramente no puede competir con los productos importados de los países industrializados.
Qué pasa en Salta
Según un relevamiento realizado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en la provincia todavía no se registraron fábricas perjudicadas por esta apertura en las importaciones. Pero Salta no es ajena a esta política de apertura económica. Si se sigue avanzando con esta dirección de liberar las importaciones en los bienes de consumos, las industrias que más se verían perjudicadas en la provincia serían las de agricultura y ganadería e industria manufacturera de alimentos.
Según los últimos datos publicados por el Observatorio de Empleo y Dinámica Empresarial, que depende del Ministerio de Trabajo de la Nación, de las 10.825empresas que había en Salta en el 2014, 1.858 pertenecían al sector que se dedicaban a la agricultura y la ganadería. En el sector manufacturero había 307 empresas que se dedican a la producción de alimentos. Es decir, un 20% de las empresas salteñas podrían ser afectadas por estas medidas del Gobierno nacional.
Como explicó Nahuel Hyon, presidente de la Cámara de Pequeñas y Medianas Empresas, Salta tiene que poner especial foco a la situación con el país carioca. "Con Brasil tenemos más problemas por los alimentos. Si entran más productos pone en peligro lo que nosotros producimos de manera regional". Y agregó: "Hay una situación de alerta en lo que es la manufactura de determinados productos que tienen una competencia muy directa con lo que viene específicamente de Asia, que son los textiles o el calzado", comentó Hyon.
El empresario salteño destacó que en la actualidad hay "mayor presencia" de productos importados. "La política que existe es que no tiene que haber restricciones para la importaciones. Incluso, se ha amenazado a algunos sectores que si no bajan los precios van a traer importado", concluyó Hyon.
Para el directivo es equivocado trabajar sobre el concepto de que tenemos que desindustrializarnos, y calificó como "errada y nefasta" esa política porque en un corto plazo va a producir desempleo. "Hacer eso sería involucionar. Si hay una apertura indiscriminada va a haber una pérdida del empleo y vamos a seguir cayendo. Ahí va a tener que estar el rol del sector industrial para decir que frenen con estas medidas", expresó Hyon.
A nivel nacional
Según un relevamiento realizado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), a más de 300 industrias pequeñas y medianas del país, el 79% asegura que la apertura de las importaciones representa una amenaza para su empresa, mientras que el 49,5% dice que en el último trimestre se han visto claramente perjudicados, perdiendo ventas en manos de los productos importados. Como contrapartida, aclara el informe de la CAME, que un 17% de las industrias encuestadas están siendo favorecidas por la apertura de importaciones. Esto se debe a que les permite conseguir materia prima a mejor precio, insumos que no se fabrican en el país e importar equipos, partes y piezas necesarias para el proceso industrial.
Comercio internacional
Según el informe sobre el intercambio comercial argentino realizado por el Indec durante mayo, las importaciones de bienes de consumo fueron por 604 millones de dólares, mientras que en el 2015 el monto fue de 469 millones de dólares. Es decir, comparadas interanualmente tuvieron una variación porcentual del 29%, comparado con el mismo período pero del año anterior.
Si tomamos como referencia los primeros cinco meses del año, el crecimiento en las importaciones fue del 10%. De enero a mayo de 2016 se importaron bienes de consumo por el valor de 2.833 millones de dólares, mientras que en los primeros cinco meses del 2015 la cifra fue de 2.573 millones de dólares.
Sector industrial
José Urtubey, representante de la Unión Industrial Argentina (UIA), comentó aEl Tribunoque este incremento impacta en la matriz industrial. "Hay una falta de entendimiento de cómo debe ser la administración de comercio inteligente. Si el objetivo era controlar precios, esta es una vieja receta que no ha dado resultados. Controlar el precio a partir de una importación desproporcionada lo que genera es que estás atacando a la matriz productiva industrial", expresó. Y agregó que "desde ya es una barbaridad y eso afecta en promedio a toda la industria pero sobre todo a las pymes".
Para Urtubey, no se puede tratar como igual a las empresas que están en desarrollo en el país respecto a las que existen en los países desarrollados. Además, resaltó que muchas veces el dumping (práctica comercial que consiste en vender un producto por debajo de su precio normal) complica a Argentina.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...