Los días de lluvia en la ciudad de Salta y el Valle de Lerma generan mucho más que calles anegadas. Los servicios y necesidades de la población se encarecen y el suministro se complica. Esas pueden ser las razones por las que los precios de las frutas y verduras se disparan de un día para otro.
Sin duda, quienes más sufren el incremento de los precios son los vecinos de los barrios, donde el kilo de papá llegó a los 20 pesos durante el fin de semana pasado.
Para conocer las razones de las variantes en los precios, El Tribuno dialogó con algunos de los puesteros del mercado San Miguel.
Ana tiene un puesto de frutas y verduras y afirmó que los precios cambian cada dos días. "La papa, por ejemplo, sube y baja dependiendo de la lluvia. Si llueve no cosechan por lo menos tres días y entonces el precio sube. Pero no es el agricultor el que sube la papa sino el intermediario, el que tiene los kilos de papas acumulados y va aumentando el precio cuando no le entra mercadería nueva", explicó Ana.
El precio de la papa fluctuó en la semana de 8 a 20 pesos, y en esto la lluvia tuvo un gran aporte. Lo mismo ocurrió con otros productos como la zanahoria y la espinaca. El precio del tubérculo llegó a mediados de semana a 12 pesos el kilo, mientras que el atado de espinaca llegó a 20 pesos.
Los vendedores del Mercado San Miguel destacaron que toda la verdura y fruta de esta temporada viene de Jujuy y esto también termina encareciendo la mercadería.
Ana, junto a otros puesteros, se levanta a las 4 para más tardar a las 5 comprar la mercadería en la feria de frutas y verduras de San Martín y General Paz. Allí y en el Mercado Cofruthos se concentran los camiones con la mercadería que llega de Jujuy y Mendoza.
"Muchas veces conviene comprar la fruta que llega de Mendoza porque -si bien es más cara- dura más y si no se vende en el día todavía es útil en el resto de la semana", explicó Ana, mientras le detallaba a El Tribuno el funcionamiento de su puesto en estos días.
Productos de lujo
Otros de los productos que se pueden ubicar dentro de los denominados de lujo, por el precio, es la palta. El martes, los puesteros del mercado San Miguel tuvieron que vender al público a 80 pesos el kilo. "Hay gente que te trae de la zona uno o dos cajones de palta. A esa la vendés a 60 pesos el kilo, pero la verdad es que no dura mucho y como está cara la gente la compra solo si le resulta indispensables para su comida. Y te llevan una o dos paltitas", afirmó María, mientras atendía a un grupo de turistas fascinados con las chirimoyas que llegaron a 40 pesos el kilo.
Los gastos de fin de año parecen haber complicado las ventas, y eso se ve en el día a día del mercado. "Se vende poco. La gente lleva los justo, los únicos que te compran por kilo son los turistas, así que cuando se juntan varios clientes no hay que dejar uno sin atender o tenés la tarde perdida", dijo Juan. Esta misma situación se repite en los barrios, donde la crisis de la cocina llega todavía con más fuerza. Raquel tiene un puesto de frutas y verduras en barrio Periodista, y afirmó que las ventas son casi nulas. "Los días que llueve no vendo nada y cuando el clima está lindo la gente lleva por unidad. Ya ni siquiera te piden medio kilo o cuarto. Se llevan dos zanahorias, una palta o hasta una hoja de apio", detalló la mujer, mientras limpiaba las cebollas sentada en un banquito, a la espera de algún cliente.
Rocío también tiene su verdulería en el barrio Juan Pablo II. Allí el panorama tampoco cambia según cuenta. "Antes la gente se llevaba papa y media docena huevos y salvaba el almuerzo, ahora no pueden comprar ni eso", concluyó la vendedora.
Desde Año Nuevo los precios no tienen freno
Alberto tiene un puesto de verduras y afirmó que la falta de gente se debe a que, desde Año Nuevo, los precios no paran de subir.
"El kilo de durazno no baja de los 30 pesos, lo mismo que las ciruelas y el kilo de manzanas. El mango no lo podemos vender a menos de 40 pesos. Tres mangos completan el kilo, entonces ¿quién te lleva esa fruta?", se preguntó con cierta preocupación.
Entre las frutas estrellas del verano se encuentra la sandía. En otros tiempos se vendía por unidad, pero ahora en el Mercado San Miguel los clientes la buscan por rodaja, y su costo varía entre 15 y 20 pesos.
El miércoles, el precio de la naranja fue uno de los que escapó y de un día para otro la docena pasó de 15 a 20 pesos.
José coincidió con Ana en cuanto al precio de la zanahoria que el miércoles llegó a 15 pesos el kilo.
Este puestero no dudó en recomendar a los clientes que compren los duraznos. "En algunos puestos los encontrás a 30, pero si son de la zona el precio puede bajar a 20 pesos el kilo", afirmó mientras señalaba la mercadería del puesto.
Mientras el pronóstico siga anunciando lluvias, el bolsillo de los consumidores tendrá que seguir adaptándose -como el cuerpo- a las inclemencias del tiempo.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


otto Brinca
otto Brinca · Hace 10 meses

CUENTO CONOCIDO, SI HAY SEQUIA, HELADA, EXCESO DE LLUVIA, ESTOS DELINCUENTES DE PRODUCTORES SIEMPRE TIENEN EXCUSA PARA AUMENTAR LAS VERDURAS

RICO TIPO
RICO TIPO · Hace 10 meses

SI LLUEVE SUBEN, SI HACE FRIO SUBEN, SI HACE CALOR SUBEN, SI HAY SEQUIA SUBEN, SON UNA CAGADA

juan carlos lopez
juan carlos lopez · Hace 10 meses

Los que distribullen las verduras y frutas siempre tienen una exusa para cobrar de mas, porqu llueve, porque no llueve, por las heladas, porque no hay heladas, etc, etc, etc y siempre los mismos perdedores, quie la cultiva y quien la consume


Se está leyendo ahora