Miradas perdidas, silencios, movimientos repetitivos, conversaciones de temáticas complejas, manos apretadas y la imposibilidad de poder comunicarse con el otro, aún en situaciones sencillas. Algunas de esta conductas identifican a las personas que tienen autismo. Elizabeth Guerrero es psicóloga especialista en autismo adolescente y dialogó con El Tribuno sobre las posibilidades educativas y laborales que pueden tener los jóvenes con TEA (trastornos del espectro autista)
¿Qué es el trastorno del espectro autista?
El trastorno del espectro autista afecta todo lo que es la comunicación y la interacción con los otros. Estos chicos siempre tienen mejor relación con las personas grandes o de tipo intelectual y no tanto con chicos de su edad. Son niños que sufren mucho en el colegio y, en su mayoría, son víctimas de bullying. Son el típico que sabe todo o que persigue a los chicos que no cumplen la reglas. Esto ocurre porque los chicos con espectro autista no pueden vivir fuera del orden. Aquellos chicos que llegan a la secundaria son muy hábiles y son personas que se logran interesar por un determinado tema y ahondan en ese tema convirtiéndose en especialistas. Eso a veces los aísla o causa rechazo en el resto del grupo.
¿Cómo se trabaja para evitar estas situaciones?
Se dan charlas y talleres en las escuelas integradoras que tienen niños con este síndrome para evitar maltratos.
Son estrictos seguidores de la reglas...
Es una característica del espectro autista. Hay dos formas de manifestar esto de seguir las reglas. En primer término, tienen conductas repetitivas. Si están acostumbrados a una rutina -como el mismo horario para ir a la escuela- no se las pueden cambiar porque estos cambios generan desequilibrios que pueden manifestarse con berrinches. No son problemas de conducta sino que no pueden procesar en su cerebro que les estén generando estos cambios. Otro comportamiento que manifiesta el proceso de seguir reglas es que muestran interés por temas determinados y solo hablan de ese tema. En los chicos adolescentes esto se manifiesta cuando un grupo habla de las novias y un chico autista te habla por ejemplo de los planetas. No tienen la capacidad de ver que en esa situación no es el tema adecuado de conversación.
El adolescente autista logra una integración social en algún momento...

En mi opinión personal no llegan a alcanzar una integración social. Una colega siempre dice que el chico con autismo soporta la integración. La tolera, no la disfruta. Para ellos el tema de ir a la escuela es una obligación, porque no pueden no estar escolarizados. Y les va muy bien en la escuela, sin embargo, dentro del espectro autista está lo que se denomina Síndrome de Aspenger. Estos chicos son los que terminan la secundaria y hasta logran ir a la universidad. Dentro del síndrome, lo fuerte en la mayoría de los casos es lo verbal, y tienen fallas en lo manual como las plásticas y los deportes. Sin embargo, dentro de esta misma población hay un porcentaje de chicos a los que la parte social los limita demasiado. Entonces, aunque tengan la capacidad de entender bien no pueden levantar la mano para hacer una consulta, no pueden hablar en clases, no pueden presentar un examen. En este caso la limitación no es la comunicación, sino lo social.
¿Existen nuevos estudios sobre esta problemática?
Ahora hay una nueva clasificación que se conoció a mediados de 2014. Este año recién llegó traducida. En esta nueva categorización todo entra dentro de lo que se conoce como trastorno del espectro autista (TEA) y desaparece la clasificación de Autismo y Aspenger como nombre. Esta clasificación te toma a un niño con autismo que puede ser un genio, como el creador de Apple, hasta un niño que no logra hablar. Es un abanico de grises en el medio.
¿Existen tres categorías de coeficiente en estos niños?
Sí. Están los muy inteligentes, los que tienen un coeficiente común y los que tienen retraso madurativo. Igual, el autismo se diagnostica desde lo social.
Diagnóstico temprano sigue significando una mejor calidad de vida...
Por supuesto. Ahora los diagnósticos son cada vez más tempranos, esto hace que los tratamientos se concreten antes.
En cuanto a la integración escolar, la nueva ley de educación permite que esto ocurra y lo que los aísla más va desapareciendo, porque tienen que terminar adaptándose a la sociedad.

En la primaria los chicos tienen el acompañamiento de la maestra niveladora. ¿Cómo se hace en la secundaria?
La presencia de una maestra niveladora los puede terminar aislando más, sobre todo por la reacción de los compañeros. Lo que se hace en el secundario es un seguimiento, mientras que en la primaria se hace un acompañamiento. En los primeros años la maestra está con los chicos y les hace las adaptaciones curriculares correspondientes. En la secundaria se trabaja con los docentes, se detalla en el legajo del chico de qué se trata el síndrome y las características particulares. Además, se les pide una anticipación de los temas que se van a dar durante el año. Esta planificación permite que los chicos trabajen en forma individual los temas vistos en la escuela. Este es el trabajo que se hace desde Neurociencia. La maestra trae los temas y los trabaja acá.

Un chico con autismo puede ingresar a la universidad e incluso formar una pareja...
El tema de formar una pareja le resulta muy complicado porque no se acercan al otro de la forma más práctica. Particularmente no conozco a nadie que esté diagnosticado con Aspenger que esté en pareja. Además, en Salta los chicos más grandes con diagnóstico no superan los 22 años. En cuanto a lo académico, Neurociencia tiene el caso de un chico que está en un proyecto en la UNSa, que adapta la currícula de la carrera a las necesidades de estas personas. En general, estos chicos no toleran la informalidad de la universidad.
Y el manejo de la tecnología...
Son genios. Algunas empresas de aplicaciones para internet contratan personas con este síndrome como probadores porque son muy buenos para demostrar la calidad de la aplicación. En la actualidad existen sitios web que convocan como empleados a personas con síndrome de Aspenger específicamente. En Buenos Aires, un grupo de padres habilitó una bolsa de trabajo para sus chicos. Y son muy buenos empleados, por lo que son prolijos y estructurados. Esto quiere decir que no van a robar ni van a llegar tarde. Siempre que la tarea no implique situaciones de emergencia o de demasiado contacto social.

En Salta, existe una aceptación social del autismo...
Veo que mejoró, pero que se hace más brusco para la gente porque cada día hay más chicos integrados en las escuelas. Creo que están más forzados a aceptarlo.


Esta situación de forzar la aceptación, ¿no genera más reacciones violentas?
Creo que le falta mucha preparación a la gente para entender las características del autismo, a los docentes les falta mucha formación para tratar estos casos. Porque la maestra de grado es una maestra común, no es una docente que hizo profesorado en educación especial. Creo que la situación lleva a que se acepte pero no están las herramientas necesarias para que le resulte más fácil a la gente aceptar.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


· Hace 13 meses

y hay algunas psicólogas que no están preparadas para hablar en un medio donde los "periodistas" no están preparados para hacer preguntas sobre el tema... ambas están fomentando en esta nota la exclusión, discriminación, desinformación y la intolerancia

· Hace 13 meses

y hay algunas psicólogas que no están preparadas para hablar en un medio donde los "periodistas" no están preparados para hacer preguntas sobre el tema... ambas están fomentando en esta nota la exclusión, discriminación, desinformación y la intolerancia

Perez Jose Alberto
Perez Jose Alberto · Hace 13 meses

también está el caso de los chicos con déficit de atención o problemas de prendizaje, para quienes deberían las autoridades educativas tomar la decisión de habiltar en la mayoría de las escuelas grados de enseñanza especial. Estos chicos sufren una enormidad para seguir el ritmo de enseñanza normal y sufren mucho mas que los autistas, dado que tienen mayor dificultad para asimiloar las enseñanzas. OJO, tienen inteligencia normal, pero se distraen con el vuelo de una mosca


Se está leyendo ahora