La renovada relación entre Gran Bretaña y Argentina promete generar roces entre los dos partidos mayoritarios del país europeo.
A pesar de que seguramente se iniciará una nueva etapa entre ambos gobiernos, la postura del Gobierno inglés, en manos de los conservadores, se mantiene firme en la idea de que las Malvinas sigan siendo británicas. Sin embargo, desde el laborismo británico, que cambió de líder tras la debacle en las elecciones del año pasado, se mantiene una visión distinta.
Un primer paso
Tras el encuentro entre el presidente argentino Mauricio Macri y su par inglés, David Cameron, ambos se mostraron dispuestos a avanzar en el diálogo y la cooperación bajo un nuevo "paraguas" sobre la disputa en el Atlántico Sur con el objeto de que cualquier cortocircuito en el tema de la soberanía en el tema Malvinas no afecte el resto de las relaciones entre los dos países.
Este cambio, según insisten desde el Gobierno argentino, no implica menguar la firmeza del reclamo por la soberanía argentina.
Tras la reunión, el Gobierno británico aseguró que "ambos acordaron en que hay una oportunidad para embarcarse en un nuevo capítulo de las relaciones entre los dos países". El primer ministro británico indicó, a través de sus voceros, que "hay interés en expandir el comercio bilateral" y perspectivas de mayores inversiones británicas en "infraestructura, petróleo y gas, minería y agrotecnología".
A pesar de que la canciller Malcorra había adelantado que se buscaría poner el tema Malvinas en la agenda, el Gobierno inglés anunció que David Cameron "fue claro al indicar que la posición permanece siendo la misma y que el reciente referéndum (celebrado en 2013) fue absolutamente claro en las intenciones de los isleños de seguir siendo británicos".
La oposición inglesa
Sin embargo, la postura sobre Malvinas no es uniforme dentro del panorama político inglés. Desde antes de ser electo líder del partido Laborista inglés ya era de público conocimiento que Jeremy Corbyn estaba a favor del diálogo entre la Argentina y Gran Bretaña por una gestión conjunta de las Islas Malvinas.
Una vez que se confirmó a Corbyn como líder del partido, el funcionario de izquierda reiteró su pedido, a la vez que resaltó la importancia de la opinión de los kelpers, quienes en 2013 votaron en un referéndum para permanecer bajo soberanía británica.
"Creo que tiene que haber una discusión sobre cómo se puede llegar a algún arreglo razonable con Argentina", afirmó Corbyn hace unos meses.
A lo que agregó: "Me parece ridículo que en el siglo 21 nos metamos en conflicto con Argentina por unas islas que están en frente a ellos".
En tanto que sobre el rol de los isleños, Corbyn opinó: "Por supuesto que tienen una enorme voz en esto pero consigamos un diálogo sensato. Ha pasado antes y estoy seguro que puede pasar otra vez. Tienen derecho a quedarse y a decidir sobre su propio futuro".
La perspectiva indica que Cameron tiene 4 años más de mandato, por lo que para mantener la esperanza de un avance en la recuperación de las islas, la Argentina tendrá que comenzar a reparar una relación compleja o esperar que el laborismo gane las próximas elecciones.

Laborista, pacifista y vegetariano
El líder opositor apoyaría una gestión conjunta de las islas Malvinas. Jeremy Bernard Corbyn es un político británico. Desde el 12 de septiembre de 2015 es el líder del Partido Laborista tras ser elegido en primarias con el 60% de los votos.
Se define como pacifista y republicano, es vegetariano y utiliza la bicicleta para sus desplazamientos. Colabora habitualmente en campañas internacionales de Derechos Humanos. Participó en la coalición Stop the War contra la guerra de Irak y en la campaña Solidaridad con Palestina; es también vicepresidente de la campaña para el Desarme Nuclear.
Tiene tres hijos con Claudia Bracchitta, exiliada chilena con quien se casó en 1987 y de la que se divorció en 1999. Se ha casado tres veces. Su tercer matrimonio ha sido con la mexicana Laura Álvarez, importadora de café.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora