Es tal la pasión por los números de un docente oranense, que desde hace 30 años contagia su amor por la ciencia y forma a niños y jóvenes promesas. Las aulas de Mario Castillo se abarrotan de pequeños y jóvenes estudiantes que buscan formarse para llegar a competir en las olimpiadas matemáticas
El profe Castillo, como lo conocen todos, lleva adelante un trabajo constante con alumnos primarios y secundarios del departamento desde 1986. Un aula prestada, una mesa, un pizarrón conforman el lugar donde Castillo entrena a "olímpicos matemáticos".
Con 28 años era un joven profesor de matemática y tuvo la posibilidad de participar de una olimpiada argentina que organizaba la UNSa Regional Oran junto a un grupo de alumnos. "La experiencia fue increíble, fue en ese momento que me convertí en profesor de olimpiadas", cuenta orgulloso de su tarea.
Castillo remarca que la diferencia entre un profesor de matemática y un profesor de olimpiada es el compromiso y la pasión que le pone a su trabajo.
El profe de 58 años, padre de 8 hijos y abuelo de 8 nietos, hoy ocupa el cargo ad honorem de secretario regional de Olimpiadas Matemáticas (departamento Orán y San Martín), dedica sus horas de la mañana a dar clases en la escuela de comercio 5.091 Profesor Julio Cortez, los martes y jueves en la tarde entrena de forma gratuita a los los alumnos que deseen ser parte de las olimpiadas de matemática en la escuela Hugo Alberto Luna del barrio 20 de febrero, donde más de 150 chicos asumen el desafío de convertirse en olímpicos, y muchos de ellos con excelentes resultados.
Pero su generosidad no termina ahí, ya que sacrificó una parte de su casa, ubicada en calle Pueyrredón, para convertirla en un aula y los sábados desempeña la misma tarea con la misma pasión para aquellos que no logran entrenar durante la semana.
Mucho de los jóvenes que llegan a sus clases no son amantes de la matemática pero gracias a su pasión y emoción que plasma en las clases, termina convenciéndolos, convirtiéndose en una usina de talentos. "El talento se construye en la perseverancia,". Él asegura que la clave para enganchar a los chicos es apelar a la curiosidad, despertarles preguntas, invitarlos a razonar por medio de enigmas.

A resolver problemas

Castillo no únicamente se ocupa de enseñarle a resolver problemas matemáticos sino también económicos, ya que muchos de los chicos no tienen los medios para viajar y competir en las distintas instancias que les propone la olimpiada, y así es que no se cansa de tocar puertas en la comunidad a los medios, a los funcionarios para que colaboren. "Yo los aliento a que participen, no puedo quedarme con que no les alcanza para viajar. Es parte de mi trabajo resolver problemas y la falta dinero es un problema", dice. Muchos de los chicos que asisten son de escasos recursos y entre todos ayudan para concretar sus sueños.
Emocionado dice que cada vez que sale por los medios pidiendo colaboración son los mismos exolímpicos, muchos adultos, los primeros en aportar a la causa.
"En la última campaña vino un joven comerciante y me dijo seguro que usted no se acuerda de mí pero cuando era chico me entrenaba y gracias a su compromiso yo pude viajar a los mate clubes", contó.
El profesor Mario Castillo recuerda a sus alumnos con mucho cariño, durante años entrenó a generaciones y la pasión está intacta pero quizás uno de los casos más emblemáticos es el de César Sánchez, vivía en barrio Caballito, un barrio vulnerable de la ciudad, estudiaba con un mechero. "Era el primero en llegar y siempre tenía ganas de trabajar y hoy me enorgullece decir que es licenciado en matemática de la Universidad de Córdoba", recuerda.
Los días 5, 6 y 7 de octubre se realizará en San Pedro de Colalao el Torneo Geométrico, en el que más de 30 alumnos participarán de estas olimpíadas. Castillo está buscando ayuda para concretar los sueños de sus chicos, ya que no paran de cosechar éxitos donde se presentan.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...