El sonado caso José López, de los bolsos con dólares, las monjas y el monasterio, vuelve a tomar un giro surrealista: ahora se reveló que las monjas no son monjas, que el convento no es un convento y que todo es cada vez más confuso.
Las tres supuestas monjas que ayudaron al exsecretario de Obras Públicas a ocultar el dinero son mujeres que se visten así, según explicó el experto en religión José María Poirier.
"No son monjas en un sentido técnico. Conformaron por definición del obispo Rubén Héctor Di Monte una asociación de fieles que visten como monjas, religiosas o hermanas, es una peculiaridad brindada por el obispo local. Es decir, son mujeres "disfrazadas de monjas".
Las denominadas monjas misioneras, orantes y penitentes de Nuestra Señora del Rosario pertenecen a una asociación privada de fieles que se encontraba en proceso de convertirse en un instituto religioso, pero todavía no contaba con esa aprobación, según confirmó el presbítero Mauricio Landra, decano de la Facultad de Derecho Canónico de la Universidad Católica Argentina (UCA).
Hace un mes, apenas producida la detención de López cuando intentaba esconder bolsos con casi 9 millones de dólares en el lugar, el Arzobispado de Mercedes-Luján había emitido un comunicado aclarando que las mujeres integran una "asociación privada de fieles, cuyo gobierno es autónomo" y que había permanecido bajo la autoridad de su fundador, el arzobispo emérito Rubén Di Monte, fallecido el pasado 18 de abril.
Citadas a indagatoria
El juez federal Daniel Rafecas llamó a indagatoria a una monja, a dos empresarios y a la exmujer del exsecretario de Obras Públicas, José López, en el marco de la causa en la que el exfuncionario es investigado por presunto enriquecimiento ilícito durante su paso por la función pública. El magistrado dispuso que sean indagados la monja Celia Inés Aparicio, quien ayudó a López a entrar los bolsos al convento, y a los empresarios Andrés Galera y Eduardo Gutiérrez, presuntos testaferros del exfuncionario. También deberán presentarse en el juzgado la esposa del exsecretario de Obras Públicas, María Amalia Díaz, y el propio López, que se encuentra detenido en el penal de Ezeiza y tendrá la oportunidad de ampliar su indagatoria.
La monja Aparicio será indagada por el presunto delito de encubrimiento, decisión que tomó Rafecas luego de escuchar el relato de los policías que participaron de la detención de López.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...