La gran cantidad de motos y ciclomotores que circulan a lo largo y ancho de la ciudad se ha convertido en problema que se potencia a diario en la ciudad. "El tema no es la cantidad, sino la violación permanente y sistemática que cometen los motociclistas a las normas viales y las graves consecuencias que esta situación trae aparejada por que en su alocada carrera muchos pierden la vida o quedan parapléjicos", expresó el subsecretario de Tránsito, Juan Carlos Garrido.
El funcionario sostuvo que al margen de las infracciones y las secuelas que producen los accidentes viales se oculta un negocio ilegal porque la mayoría de los vehículos que a diario secuestran los inspectores de tránsito carecen de papeles. "Esto explica por qué los canchones de la Municipalidad está atetados de motos que nadie se preocupa en retirarlas", afirmó Garrido. Dijo que pudo advertir es que las motos van pasando de mano en mano y que la compra venta se realiza de palabra. "Si hoy a un chico le secuestramos un moto, al otro día ya está circulando en otra y así sucesivamente. Es llamativa la facilidad con que pueden acceder a una moto, y en algunos casos estoy hablando de unidades cero kilómetro. Eso es lo que sorprende de este movimiento motociclista que impera en la ciudad".
Al referirse a las tragedias viales Garrido apuntó que "estás se producen por la velocidad que le imprimen a las motos y porque en muchos casos los chicos circulan sin el casco protector". En ese sentido, el titular de Tránsito manifestó que "en un alto porcentaje son personas que conducen bajos los efectos del alcohol y las drogas y este es todo un tema que lo abordamos con mucho énfasis en las charlas de educación vial que venimos dictando en toda la ciudad desde diciembre pasado".
Garrido reconoció que por todo lo expuesto el de los motociclistas no es tema fácil de resolver para el organismo. "Nosotros hacemos todo lo que está a nuestro alcance, y de hecho la gran cantidad de motos que secuestramos a diario confirma lo que sostengo. Sin embargo, muchas veces no nos damos abasto, pese al esfuerzo que realizamos", señaló.
El funcionario insistió en la necesidad de crear conciencia para resolver esta preocupación. "Somos conscientes de que esto no se va a terminar de un día para otro porque estamos hablando de un problema cultural. Pero estoy convencido de que con educación vial y con el compromiso de las sociedad lo podemos erradicar de a poco", sentenció.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora