La toma de conciencia sobre la necesidad de abrir las puertas a la igualdad de oportunidades, se materializó en el cuerpo de Bomberos Voluntarios de Orán. Hace unos días adaptó las instalaciones de la institución para integrar a 20 mujeres y la inclusión de ellas implicó una inversión para la remodelación de vestuarios, sanitarios y equipamiento.
"La necesidad de incorporarlas era impostergable y conveniente", remarcó Manuel Gutiérrez, jefe del cuerpo voluntario.
Por ahora se sumaron 20 mujeres a las que se les proveyó de todos los elementos de protección. Realizan sus prácticas todos los domingos en la escuela de bomberos, con instructores que vienen de distintos puntos de la provincia.
"Las chicas tienen la capacidad necesaria y adecuada y un coraje impresionante", subrayó Gutiérrez.
La tarea
Las mujeres están preparadas para apagar incendios, manejar camiones y agarran herramientas de corte. Algunas, incluso, podrán ser jefas de cuerpo.
¿Qué aportan las mujeres a esta profesión?, fue la pregunta de El Tribuno al jefe del cuerpo y su respuesta fue contundente: "Todos rescatamos y coincidimos en sus capacidades para enfrentar la adversidad, como la empatía y la paciencia, y que los equipos se enriquecen e inclusive se vuelven más efectivos. Ellas tienen otra visión de las cosas y la mente muy fría. No todos los incendios y accidentes son iguales y el sentido común tiene que prevalecer y, en esas situaciones, las mujeres ayudan mucho", agregó Gutiérrez
Hay mucho camino recorrido, pero todavía falta derribar algunas barreras. "Queda un porcentaje grande de cuarteles que aún están cerrados a las mujeres y es imprescindible que se flexibilicen", dicen ellas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora