*

Las multas pueden llegar hasta los 7.640 pesos
Uno de los nuevos jueces del Tribunal de Falta, Carlos Caruso, explicó aEl Tribunocómo se aplican las sanciones a quienes viajen con menores en el asiento delantero. Manifestó que si bien hay una adhesión a la legislación nacional, en el caso del ejido municipal es la ordenanza Nº 14.395 la que establece los criterios en materia de tránsito y seguridad vial.
En tal sentido, el exsecretario de Tránsito municipal indicó que el Régimen de Contravenciones y Sanciones por Faltas Cometidas establece una sanción que va de 150 a 500 UF (unidades fijas) para aquellos conductores que transporten menores de 10 años en una ubicación distinta que la trasera, y menores de 4 años que no viajen sentados en sillas especiales.
De acuerdo a lo que determina la normativa, una UF equivale al menor precio de venta al público de un litro de nafta especial. Con el incremento del 6% del precio del combustible, el valor actual de la multa oscilaría entre los $2.292 y los $7.640.
Caruso también se refirió al caso de las camionetas que no tienen doble cabina, ya que esta situación no está contemplada por la normativa. En este sentido, sostuvo que ante el vacío legal, la sanción queda a criterio del juez y en su caso, consideraría la falta si el menor viaja en la falda del mayor, no así si lo hace en el medio del conductor y el acompañante con su debido cinturón de seguridad.
"Se considera una falta grave que los niños no viajen de forma correcta en los vehículos porque no solo se pone en riesgo su vida, sino también la de quienes están con él", sostuvo. Agregó, además, que la valoración para determinar la sanción puede agravarse en caso de reincidencia, de transgresiones frecuentes o de la peligrosidad, entre otros factores.
Por otro lado, el juez se refirió a que en materia de contravención se está provocando una suerte de superposición y hasta una imposición de la provincia violando la autonomía de las provincias. "Ahora que se está hablando sobre la reforma del Código Contravencional es necesario atender algunas cuestiones que tienen que ver con la particularidad de cada municipio. Entiendo que en materia de tránsito, control comercial y habilitaciones, la ordenanza municipal es superior a una contravención, por más que sea provincial", sostuvo.
La responsabilidad
Según investigaciones sobre accidentes de tránsito, está comprobado que el lugar más seguro para viajar en un vehículo es la parte trasera. La explicación es que, en la mayoría de los impactos, ese lugar es el que conserva la habitabilidad de los ocupantes.
El inspector Miguel Ángel Sosa agrega a esto que, en la jerga de tránsito, se suele nombrar al asiento del acompañante como "el asiento de la muerte", por la cantidad de pérdidas fatales que se producen en esa butaca. "Con mayor razón si son niños y viajan sin ningún tipo de protección, más que los brazos de sus padres", argumentó.
En este contexto, evitar la posibilidad de lesiones y cuidar la vida de los chicos resulta una cuestión de prevención y responsabilidad. La solución sería que viajen sentados en los asientos traseros, utilizando el cinturón de seguridad y en sillas apropiadas para su edad, estatura y peso.
Los parámetros establecidos indican que un niño menor de un año de edad o que pesa menos de 10 kilos debe usar un asiento especial porta-bebés (conocido como "huevito"), ubicado en sentido contrario al de marcha. Ello se debe a que en un impacto frontal el débil cuello del niño no soportaría la fuerza con que la cabeza se desplaza hacia adelante.
Cuando los niños pesan entre 10 y 25 kilos (1 a 4 años), la butaca porta-niños ya puede ir mirando hacia adelante.
Luego de los 5 años, se deben usar los amoldadores de altura o booster, hasta tener la contextura física suficiente para viajar sentado atrás y que el cinturón pueda sujetarlo correctamente.
Además, se recomienda verificar antes de cada viaje que los cinturones funcionen correctamente, que no pasen muy próximos al cuello del niño y que queden correctamente ajustados al cuerpo.

Víctimas fatales en la provincia
En lo que va de 2016, murieron seis personas en accidentes de tránsito, de acuerdo con el relevamiento que lleva la Policía de la Provincia.
El año pasado terminó con 264 víctimas fatales por siniestros viales en toda la provincia, un notable incremento con respecto a 2014, cuando las muertes fueron 180.
Las estadísticas generan preocupación de las autoridades y organizaciones sociales.
Cada verano se anuncia un incremento en los controles de tránsito para prevenir accidentes. Sin embargo, la mayor circulación vehicular que se produce en las rutas por las vacaciones siempre termina con un número creciente de fallecidos.
En Salta capital, frente a la cantidad de muertes por esta causa, se tuvo que implementar la tolerancia cero al consumo de alcohol en julio de 2014.
Desde entonces, no se puede manejar con alcohol en la sangre y los ciudadanos tienen la obligación de elegir un conductor designado si salen a una fiesta o cena en la que van a beber.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...