La Superintendencia de Servicios de Salud autorizó la suba de los precios, aunque por un monto menor al que pretendían las empresas, que querían que el incremento fuera del 14%.
Según las prepagas, el aumento busca atenuar el efecto que tuvo la devaluación en los costos de los equipos médicos y los insumos.
La suba de los precios afectará más a quienes estén afiliados de forma voluntaria, mientras que los integrantes de las prepagas mediante obras sociales sentirán menos el impacto del aumento.
La última suba autorizada a las empresas de medicina prepaga fue del 9% en septiembre último, por lo cual la suba alcanzó casi el 30% en todo 2015.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora