En estos últimos meses en muchos supermercados y verdulerías del país se empezaron a ver productos agropecuarios de distintas partes del mundo. Los consumidores denunciaban que llegaban naranjas y pomelos de Chile e Israel, cortes de cerdo de Dinamarca y España o tomates de Brasil.
El Tribuno, ante la preocupación que se generó entre los consumidores, consultó a Ignacio Lupión, presidente de la Sociedad Rural, sobre esta situación. El dirigente explicó que la importación de productos de otros países, como las naranjas, se debe a que son alimentos "estacionales".
"Cuando no hay un producto determinado en Argentina lo que se hace es importarlo por necesidad. Todas las producciones del país son estacionales", expresó el dirigente de la Sociedad Rural salteña.
Y continuó: "Para dar una idea sobre el tema, el primer tomate sale en el país en agosto o septiembre y es el que se cultiva en la localidad salteña de Apolinario Saravia".
Oferta y demanda
Para Ignacio Lupión existen dos razones para que se produzca la entrada de productos del exterior a un mercado como el argentino. La primera puede ser para mantener el precio, mientras que la segunda puede ser la necesidad de traer esos productos en determinado momento en que no existen en el mercado.
El ruralista salteño expresó, sin embargo, que el Gobierno tiene que aplicar políticas para fortalecer las economías regionales. "Tenemos que construir políticas públicas para este tema. Creo que el de las economías regionales es todavía un tema pendiente para los gobiernos", declaró Lupión.
Y continuó: "Hay que darles sustento a largo plazo. Por ejemplo, para la papa andina necesitamos calidad y cantidad para que sea un producto regional que tenga una comercialización que no dependa de un solo intermediario, sino que esté certificado en origen".
El dirigente pidió además que el Gobierno sea más flexible en cuanto al ingreso de productos. "Si existe un momento en el que no hay algún producto en el mercado local y hay un importador que quiere traerlo, el Gobierno nacional tiene que ser más flexible en esos casos y liberar las importaciones", finalizó.

Críticas a las compras por internet

En este último tiempo se volvieron famosas las tiendas Chinas de compra onli ne, en las que se puede adquirir vía internet una variada gama de productos que son hasta un 60% más económicos que en el mercado local. Es por eso que distintos sectores están denunciando que la vuelta del servicio puerta a puerta para las compras al exterior será perjudicial para la industria nacional. El nuevo régimen de compras on line habilitará a realizar hasta cinco operaciones anuales por un monto máximo de US$ 1.000 cada una. Además, el envío no podrá superar los 50 kilos, y un máximo de tres unidades del mismo producto.
CAME denunció que la medida llega en un momento en el que los costos en alza de la producción local están deteriorando la competitividad de los productos nacionales, y en un mercado que consume bastante menos que el año pasado, los productos importados ganan participación en la venta. Según el organismo, esta medida perjudica no solo a la industria nacional sino también al comercio, que vive una merma en sus ventas ya que se está comercializando un 10% menos en volumen que el año pasado.
El director de la Fundación Pro Tejer, Ariel Schale, advirtió que por cada 14 mil dólares de compra está estudiado que se deja de generar un nuevo puesto de trabajo en la industria.

La apertura tiene que ser gradual y a mediano plazo

Félix Piacentini consideró que el modelo del gobierno anterior era "absurdo". Félix Piacentini es economista y director de la consultora Noanomics. En diálogo con El Tribuno, criticó duramente a la política que tuvo el gobierno anterior en cuanto al comercio exterior. "Venimos de un modelo absurdo en el que no se importaba nada y era un disparate desde el punto de vista económico, productivo y teórico. Moreno había puesto esa norma no escrita del 1x1. Te dejaban importar si vos exportabas", expresó Piacentini. Y agregó: "Por ejemplo, Sanyo para ensamblar los televisores tuvo que comprar una empresa de pesca que exportaba para lograr compensación del 1x1".
El economista opinó que un país como Argentina no puede estar aislado de los mercados internacionales. "En el mundo no podés aislarte y decir 'voy a producir yo solo y entonces no voy a importar nada'. En el mundo hay una división internacional del trabajo", expresó el director de Noanomics. Y agregó: "Cada país se dedica a lo que es eficiente, están integrados a una cadena de valor global. Así es como funciona el mundo".
El director de Noanomics aclaró que "lo normal" para un país es tener un comercio internacional fluido, tanto en las exportaciones como las importaciones y que en Argentina existe una industria "muy protegida". "Acá, hay un idea romántica que viene de los años 40, en la que si no hacés todo desde el inicio hasta el final estás poniendo en riesgo a la industria. En Argentina como hay una industria muy protegida, a los industriales no les va a gustar esta decisión", expresó.
Intentando cambiar el paradigma, Piacentini expresa que Argentina debe producir aquello en lo que es eficiente. "En el país hay que empezar a abrir la economía, empezar a ser más competitivos, empezar a producir en lo que somos buenos", comentó el economista.
Para que no se produzcan despidos masivos Piacentini explicó que este proceso se tiene que hacer de una manera gradual y no de un día para otro, aunque aclaró que en este momento no se está haciendo una apertura indiscriminada. "Lo ideal es que se haga un plan gradual a mediano plazo de apertura de la economía", aclaró Piacentini. Y continuó: "En ese plan está la responsabilidad del Estado de bajar la presión fiscal, porque tampoco podés hacer competir a un empresario con impuestos que son mucho más altos que en el mundo y con un tipo de cambio que no es competitivo. No tiene que ser un compromiso solo de los industriales sino del Gobierno también".
Para el economista, si un país decide como política dar una protección a la industria tiene que ser a cambio de darle al empresario un período para que aprenda a ser competitivo, "si no, finalmente a esa protección la pagamos los contribuyentes y los consumidores", finalizó Piacentini.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Ruben Barraza
Ruben Barraza · Hace 4 meses

En unos 2 años, no vamos a tener necesidad de importar energía porque nos va a sobrar, y eso serà simplemente porque no habrà una puta industria que haya quedado en pie. Con este plan econòmico de apertura indiscriminada de las fronteras la industria se va a pique. ¡¡¡ 2001 a la vistaaaaa!!! ¡¡¡¡ sòlo los garcas se salvaran!!!!

Vicente Leo
Vicente Leo · Hace 4 meses

Hay tipos que todavía no se dan cuenta que la muchachada k no solo robó con la obra pública, sino también comprando gas de barcos que nunca llegaron pero a los que misteriosamente se les pagó, desarmando y haciendo desaparecer por encanto ¡¡¡ formaciones ferroviarias !!! íntegras, desmantelando municipalidades llevándose de las mismas, mobiliario, vehículos, máquinas viales, etc, etc, siguiendo tácticas de tierra arrasada instrumentadas por "caudillos" bonaerenses desplazados trás más de 20 años en el poder . El 2001 fue la consecuencia económica del menemismo, gobierno también "nacional y popular" iniciador del gran choreo que luego fue superado por la "decada ganada" cuyas consecuencias se manifiestan todavía en la falta de relación de los precios entre sí, que entre otras cosas hace que tengamos productos 40 - 60 % más caros que los internacionales. No se pretenda que la tarea de demolición encarada durante 12 años sea reparada en 7 meses. Para eso tendríamos que haber votado a Mandrake. quien al parecer aún está buscando la galera que sospechan fue usada por López, para hacer desaparecer, a la vista de todos, la friolera de 8.000. millones de pesos. Para contar hay casos, casos hay.

Vicente Leo
Vicente Leo · Hace 4 meses

Importar naranjas y manzanas de Chile o tomates de Brasil, nos está indicando que algo falla pues la estación de cosechas en esos países es la misma que aquí, o sea, se importan esos productos cuando también los producimos. Pero reconozcamos que estas importaciones son minoritarias frente a los gastos que resultan de comprar energía en el exterior, energía que se podría producir localmente. Autoabastecernos llevará un buen tiempo, tanto como el que se dilapidó en la "década ganada".

Nicolas F
Nicolas F · Hace 4 meses

Para la CAME, que los empresarios se pongan las pilas, bajen un poco las ganancias y sean más competitivos. Por otro lados, lo que se importa por el llamado "Perta a puerta" son productos que no entran al país y ni se fabrican.


Se está leyendo ahora