Las salteñas empiezan a sufrir acoso callejero desde los 8 años, de acuerdo a una encuesta que realizó en la capital la organización Mumalá (Mujeres de la Matria Latinoamericana). Comentarios sobre sus cuerpos o expresiones de connotación sexual explícita son algunas de las situaciones que viven las mujeres en los espacios públicos de la ciudad.
El 21 por ciento de las encuestadas reveló que sufrió acoso callejero por primera vez entre los 8 y los 14 años; el 60 por ciento, entre los 15 y los 20 años y el 19 por ciento, en tanto, después de los 21 años, según el relevamiento que se difundió ayer.
Con respecto al tipo de agresión, un 79 por ciento dijo haberse visto intimidada por comentarios sobre su apariencia física, un 49 por ciento tuvo que enfrentar un gesto vulgar y un 32 por ciento fue víctima de una expresión sexista. Además, al 31 por ciento le dijeron algo con connotación sexual y al 22 por ciento la tocaron o "agarraron con fines sexuales".
El sondeo abarcó a 400 salteñas tomadas al azar en los cuatro puntos cardinales de la capital. "Muchas respondían que no habían sufrido acoso, pero cuando les preguntábamos si alguna vez las habían bocineado, las habían mirado de una manera lasciva o les habían dicho algo, nos dábamos cuenta de que en realidad sí habían sido víctimas", dijo a El Tribuno Malvina Gareca, coordinadora de Mumalá.

Cambiar de barrio

Para transitar por las calles, un 88 por ciento de las mujeres de Salta dijo elegir la estrategia de evitar los lugares oscuros y un 82 por ciento que, además, elude las zonas poco habitadas.
Un 17 por ciento lleva algún arma para defenderse y un 12 por ciento fue a aprender defensa personal. Un 75 por ciento también confesó que trata de no salir si no la acompaña un hombre.
Además, un 16 por ciento tuvo que mudarse de barrio para terminar con el hostigamiento, un 22 por ciento buscó un nuevo trabajo y un 10 por ciento cambió de institución educativa.
Un 39 por ciento también aseguró que elige la ropa "menos llamativa" que encuentra para que no la acosen en la calle.
Malvina Gareca informó que Mumalá trabaja para que se sancione esta forma de agresión hacia las mujeres. En el Congreso de la Nación espera tratamiento un proyecto que penaría el acoso callejero.
En abril se hizo la campaña "Paremos el acoso callejero" en Salta, y se juntaron firmas de apoyo a la iniciativa que deben debatir los legisladores nacionales.
La coordinadora de Mumalá consideró que la educación es clave para que las mujeres dejen de ser víctimas de esta realidad. "Este año hemos trabajado mucho en escuelas secundarias. A los varones tratamos de hacerles entender que esta es una forma de violencia y que las mujeres tenemos derecho a circular por el espacio público igual que ellos. A las mujeres, tratamos de concientizarlas para que no lo naturalicen", afirmó.
Más allá de la educación, Gareca pidió que toda la sociedad se involucre para detener la violencia de género en la vía pública.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Juan Perez
Juan Perez · Hace 1 mes

dos cosas, si una mujer te responde que no fue acosada, es porque no se sintió acosada, no hace falta que canalices su vos Malvina Gareca para que diga lo que vos queres, por otro lado, esto es un problema cultural, como todos los problemas graves que tiene la argentina, no lo vas a solucionar sancionando una ley, se van a solucionar solos cuando la gente tenga trabajo y educación, por ultimo para Malvina Gareca, si tanto te molesta que te miren en la calle, salí con burka y listo


Se está leyendo ahora