Una situación realmente paradójica está viviendo la industria automotriz. Por un lado, los concesionarios festejan la consolidación de las ventas 0 km, que llegó antes de lo esperado.
De hecho, agosto no hizo más que ratificar que este 2016 se perfila como el año de la recuperación de los patentamientos tras varios años en baja.
Como contrapartida, los directivos de automotrices tienen motivos para preocuparse: las exportaciones a Brasil todavía no se recuperan y el Gobierno nacional, junto con el de la provincia de Córdoba, está activando un plan de emergencia a un año para evitar la pérdida de puestos de trabajo.
El país vecino supo ser el destino del 50% de la producción local, pero la crisis de esa economía no solo garantizó más oferta de autos nacionales en el mercado local. También permitió que se incrementaran las importaciones de vehículos brasileños y a precios más bajos.
Un informe del sitio Iprofesional revela datos interesantes del comportamiento del sector.
En este contexto, los patentamientos registraron en agosto un salto interanual del 22%, con un crecimiento acumulado del 8% frente a igual período de 2015.
Para algunas automotrices, este 2016 cerrará muy por encima del promedio.
Por caso, las ventas de terminales como Renault, Toyota, Nissan y Peugeot registran una suba superior al 20% durante los ocho primeros meses del año.
Otra automotriz como Honda (de la mano de su último lanzamiento, la HR-V) muestra incluso una mejor performance: sus operaciones acumulan un alza de más del 60 por ciento.
Y si se hace referencia a tasas de variación, entonces es fundamental analizar el boom de ventas que están experimentando algunas marcas importadas, tras los cambios en las reglas de juego. Compañías como Jeep, BMW o Mini están registrando crecimientos superiores al 200 por ciento.
En el Gobierno confían en que los "brotes verdes" que se observan en las ventas, pronto se replicarán a nivel productivo, principalmente por los anuncios de inversión que comenzarán a concretarse y que permitirán revertir la caída que está sufriendo esta rama de actividad. Fiat tiene comprometido un desembolso de US$ 500 millones para la planta de Ferreyra, Córdoba, donde fabricará un nuevo modelo para el segmento autos. Nissan-Renault acaba de ratificar la suma de US$ 800 millones para producir dos nuevas pick-ups (NP300 Frontier y Alaskan), un nuevo utilitario de carga y el Logan, Sandero y Sandero Stepway, modelos que hasta ahora se importan de Brasil.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora