El primer semestre estuvo marcado por la inflación, caída en la producción y el empleo. Salta no estuvo ajena a esa coyuntura económica del país que, además de repercutir en la construcción y en el mercado inmobiliario local, se vio reflejada en el consumo.
El último informe del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral), elaborado por el economista Lucas Dapena, sobre el panorama económico del Noa, alerta que sigue la tendencia decreciente de las ventas en los supermercados, indicador clave para medir el consumo de bienes.
Según el documento, en Salta las ventas por bocas de expendio en esos comercios durante los primeros cinco meses de 2016 registraron una retracción interanual del 9,8%, en valores ajustados por los índices de inflación. Si se compara con el 2014, la caída es del 10,7%.
Otra realidad
En la actividad comercial no todas son pálidas. En el primer semestre del año, de acuerdo al Ieral, se observó un aumento en las ventas de automóviles y motos en la provincia en relación con el mismo período del 2015. Salta se ubica en el segundo lugar en el Noa, detrás de Tucumán, en cuanto a cantidad de patentamientos de automotores.
Entre enero y junio se inscribieron 8.613 vehículos, que significa un aumento del 10% en relación con los mismos meses del año pasado.
En la comparación intermensual, en junio, la provincia registró una caída del 13,5% con respecto a mayo, cuando se patentaron 1.558 autos.
Salta también está segunda en el noroeste del país en cantidad de patentamientos de motos. Primera se ubica Tucumán. Las concesionarias locales vendieron 9.701 de esos rodados en el primer semestre, un 1,43% más que en los mismos meses del año anterior.
Recuperación
Uno de los aspectos donde se observa una leve mejoría es en los ingresos percibidos por el impuesto provincial a la actividad económica, que muestra una variación positiva en el primer semestre.
En términos nominales, se observó una recaudación de $2.251 millones, que representa un aumento del 42% con respecto al año anterior. Ese porcentaje ajustado por el efecto inflacionario queda en un 2%, que si bien no es significativo representa una buena señal de cara a la actividad que se espera en la segunda mitad del año.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora