Los bancos constituyen las instituciones financieras que desempeñan roles importantes en el desarrollo económico de una región. Son agentes fundamentales en la distribución del capital y estimulan el desarrollo económico porque captan los depósitos de los ahorristas y los canalizan a diferentes sectores de la economía para promover la formación de capitales, la inversión en nuevas empresas, la promoción del comercio y la industria, el desarrollo de la agricultura, del sector inmobiliario, y fundamentalmente propician el desarrollo equilibrado de las diferentes regiones de un país.
Pero el recurso humano de los bancos constituye el elemento fundamental; una entidad bancaria requiere personas con competencias y habilidades, íntegras, con calidad humana, capaces de sumarse al crecimiento; personas y profesionales en los diferentes cargos, que aporten conocimientos, buen servicio, con actitud profesional, cortesía y disposición en la atención al cliente.
Una distinción
A mediados de octubre pasado, en representación de Salvador Mazza, el presidente del Concejo Deliberante Conrado Nieto, entregó un presente a don Héctor Gamarra, un bancario con 42 años de servicio en esa localidad. Gamarra recordó para El Tribuno, que llegó al norte de Salta "con mi madre desde Paraguay cuando tenía 3 años, así que me siento un hijo más de este pueblo que me dio todo y al que yo también le entregué la mayor parte de mi vida", reflexionó.
Este bancario que se inició en la primera sucursal que tuvo Salvador Mazza, tiene tantas anécdotas y recuerdos que se necesitarían varias horas para contarlas pero que se pueden sintetizar en "el afecto y el reconocimiento que me expresan los clientes de la sucursal donde trabajo; yo comencé de ordenanza y con mucho esfuerzo ascendí con los años y hoy soy segundo jefe de tercera división. Por eso, cuando el presidente del Concejo Deliberante me entregó ese reconocimiento me sentí satisfecho y emocionado", expresó.
Gamarra ingresó a la actividad a través del exBanco Provincia de Salta "después de hacer el servicio militar; fui cinco años ordenanza y luego comencé a ascender en mi trabajo; cuando el Banco Provincia se privatizó quedamos solo dos empleados; mi compañero y amigo Richard Ortíz, el gerente, y yo el tesorero, porque los demás compañeros optaron por desvincularse", recordó.
Y Gamarra hizo tantos amigos afuera como dentro de la sucursal local -Banco Macro- donde considera que "somos una gran familia".
Luego agregó: "Seguramente vamos a celebrar como lo hacemos todos los años, porque tener trabajo, amar lo que se hace y tener la dicha de contar con compañeros que son verdaderos amigos, es una bendición que debemos agradecer", expresó emocionado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora