"Custodia de un ángel" es un libro que resume las penurias atravesadas por una mamá con un niño discapacitado, la fuerza de la fe para enfrentar la tragedia, lo didáctico e intransigente que suele ser el dolor, la virtud de acompañar en la impotencia y la sabiduría de soltar lo más amado en el amoroso intento de seguir viviendo. Fue escrito por Eugenia Daher, mamá de Agustín, quién falleció a los 15 años, el 18 de agosto de 2012. El libro se publicó el año pasado e inmediatamente Eugenia armó un paquete con la bandera de Salta, el libro y una carta que, con mucha fe, mandó a Roma. Su sorpresa fue enorme hace unos días cuando recibió una misiva con los sellos del Vaticano, y quiso compartir la emoción con todos sus amigos.
"Agustín era seguidor en Facebook del padre Jorge Mario Bergoglio. Un día leyendo un artículo de él, me dijo "mamá, mi amigo Mario va a ser papa'', yo me reí de su locura y le comenté que creía que jamás un argentino podría ser Papa. Segurísimo me respondió "vas a ver que así será''. El día que lo nombraron Papa a Bergoglio, lloré imaginando a mi hijo feliz y recordando ese vaticinio suyo", contó Eugenia.
Y añadió: "Cuando pude publicar su historia en el libro Custodia de un ángel, muchos me dijeron que no debía regalar ningún libro, es una cábala. Pero apenas tuve los libros en mis mano, en el primero que pensé fue en el Papa Francisco; en lo maravilloso que sería que tuviera una copia en sus manos. Sabía que no era imposible, entonces comencé a prepararlo y luego a averiguar quién viajaba. Escribí una carta y la puse en un sobre hecho con cartulina. La bolsa donde viajaron el libro y la carta estaba hecha con la bandera de Salta. Entonces dos personas se ofrecieron a llevarlo, pero como los caminos de Dios son impresionantes, fue un amigo del Papa, monseñor Mario Cargnello quién partía a Roma y se lo entregó".
Dos semanas después, por debajo de la puerta entró el sobre que alegró tanto su corazón. "Llegué a mi casa y al lado de la puerta encontré un sobre. Nunca me imaginé lo que podía contener. Lo abrí y bueno, hay cosas que son difíciles de expresar con palabras, de contar, cosas que sólo se viven y se agradecen. Una mezcla de emoción alegre y opresión en el pecho, no sabés si llorar o reír", expresó.
Eugenia explicó el significado que tiene para ella esta carta: "Con la mano en el corazón, confieso que algo esperaba pero no tanto. Recibir la Bendición Apostólica es lo más sublime que puede haberme ocurrido. Simplemente quiero compartirlo con todos y que esta bendición sea un poquito para cada uno, cada hermano que ama a Jesús y al Papa Francisco".
Y agradeció a quienes hicieron posible que su bolsita de Salta con el libro y la carta, remonten el Atlántico para llegar a las más santas manos en Roma. "Mi agradecimiento a monseñor Mario Cargnello, al padre Cristian Gallardo, a monseñor Dante Bernacki, y a Marta, la secretaria del arsobispado de Salta".

El libro

"Custodia de un ángel" es el libro que María Eugenia Daher escribió con las fuerzas de su cuerpo y de su alma, y que está a la venta en las librerías El Apóstol (Mitre 494) y Rayuela (Alvarado 570). Comenzó con este afán de documentar su historia cuando nació su hijo Agustín Llaya, afectado por una enfermedad discapacitante: mielomeningocele. En diálogo con El Tribuno, contó: "Mi hijo tuvo una vida llena de complicaciones, 18 operaciones, no iba a la escuela porque no lo aceptaban y sufrimos mucho por eso. Terminó la primaria con maestra domiciliaria. Y su felicidad era ir al coro de niños de la Iglesia del Tránsito".
Agregó: "Durante 15 años Dios me ha dado una misión increíble y agradezco cómo ha cambiado mi visión de las cosas. Espero de corazón, que el libro sirva para ayudar a las mamás que llevan de la mano a un hijo especial".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora