En esta oportunidad, la decisión judicial recayó sobre un beneficiario de B§ Los Pinares. El IPV le había adjudicado la vivienda en 2009, pero nunca la habitó. La situación fue corroborada y se procedió a la desadjudicación mediante una resolución judicial por incumplimiento de lo establecido en la normativa vigente. El adjudicatario planteo una apelación y solicitó la nulidad de la medida, pero fueron desestimadas y la Corte de Justicia de Salta confirmó la sentencia.
Es ejemplar el hecho si se tiene en cuenta que muchos beneficiarios de viviendas sociales construidas por el Estado no las habitan, las alquilan o las dan en préstamo a terceros. Desde hace un tiempo a la fecha se van intensificando los controles, tanto del IPV en cuanto a lo que hace a los núcleos habitacionales, como de Tierra y Hábitat respecto de los loteos sociales.
Pinares es uno de los tantos barrios polémicos donde pululan las denuncias sobre casas deshabitadas, alquiladas o cedidas a terceras personas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia