*

Le quitaron un hijo tras un test psicológico de solo diez minutos
"Ya no sabemos a quién acudir, en una sola audiencia me quitaron un hijo que no había sido citado siquiera para el test ese día. Y esto pasó en Tartagal en el norte de Argentina, donde decenas de mamás ya perdieron la guarda de sus hijos que al parecer son adoptados de manera inmediata", denunció ayer a El Tribuno Andrea Alvarez Duarte.
La afligida mamá, quien el jueves en la mañana perdió la tenencia de uno de sus hijos, asegura que la psicóloga del Poder Judicial de Tartagal informó supuestamente a la jueza que el niño se encontraba "emocionalmente mal". Se quedaron con el niño y nos corrieron del Juzgado aseguró.
Álvarez Duarte, de nacionalidad colombiana, nacida al norte de la ciudad de Santander, dijo que a pesar de que interpuso los medios legales para la restitución de su hijo (argentino) a través del abogado Sergio Heredia, no obtuvo aún respuesta a su reclamo. "Es tan terrible el despojo que he sufrido que no entiendo el porqué y sospecho que detrás de todas estas actuaciones se esconden fines inconfesables", denunció.
La mamá dijo estar en pareja con Eugenio Quintana (33), ciudadano colombiano nacido en la provincia de El César, con quien tiene tres hijos, uno el mayor de 11 años de nacionalidad colombiana en tanto los dos más chicos de 7 y de 5 son argentinos. Nosotros no maltratamos a nuestros hijos y tenemos en explotación dos minimercados de venta de comestibles ubicados en calles Catamarca y Figueroa. Mis hijos concurren a la Escuela de Frontera, son excelentes alumnos, chicos lindos, rubios; si se quiere plenos de vida, no entiendo, no entiendo cuál es el motivo de la expropiación de este menor", dijo con amargura y claro acento colombiano.
Andrea Álvarez Duarte relató de esta manera los pormenores de la quita de la guarda: "Días pasados nos llegó una citación para una entrevista psicológica para el mayor de mis hijos, que tiene once años. Fui con él y con el chico del medio Matías. de siete años. En la entrevista o audiencia con la psicóloga, una jovencita de unos 24 años, la misma elevó a la jueza no sé si un informe escrito o qué será, pero inmediatamente dispusieron el traslado de mis dos hijos al Hogar de Menores de Tartagal, donde -según dicen decenas de mamás de la zona- niño ingresa no vuelve más con sus padres. Mi hijo de once años escuchó que iba a ser separado y comenzó a llorar en una habitación adonde los tenían ya separados de mí. Fue tanto el escándalo que decidieron entregármelo, pero no así al de 7 años que fue separado de mí sin ningún papel o imputación sobre mi persona que acredite que no puedo ser responsable de mi propio hijo. No me dejaron ejercer ninguna defensa, no escucharon mis súplicas y reclamos y eso es denegar justicia", denunció. Luego aseguró que hace unos meses el mismo juzgado se llevó de su casa una niña que le habían dado en guarda y que estaba indocumentada. No sé dónde está, ni tampoco si buscaron a su madre. No quiero encadenarme como muchas argentinas a quienes les quitaron sus hijos y a los mismos sus verdaderas raíces, quiero solamente que me devuelvan al mío y pronto", sentenció.
Hoy a las siete, el padre del niño se encadenará frente a la Ciudad Judicial de Tartagal.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...