Vecinos del barrio porteño de Almagro tomaron una decisión drástica: hicieron justicia por mano propia luego de escuchar durante doce horas seguidas la alarma de un auto que estaba estacionado en la vereda y cuyo dueño no aparecia para silenciarlo, agarraron cascotes y se los tiraron a varios de los vidrios.
Luego de destrozar los vidrios del Volskwagen, los vecinos pegaron carteles en el vehículo en los que le explicaron al dueño por qué habían tomado la violenta decisión: la alarma sonó por doce horas y no los dejó dormir en toda la noche.
"La alarma sonó 12 horas seguidas", "No nos dejó dormir", "Estacioná tu auto en otro lado", son algunos de los mensajes que dejaron pegados en el auto gris. Además, en la luneta trasera pegaron un cartel significativo, que contenía una amenaza: "La próxima te quemo el auto".
De acuerdo a los mensajes, la alarma sonó a lo largo del fin de semana de Año Nuevo, molestando a todos los vecinos de la zona que se encontraban en sus casas celebrando junto a sus familiares.
Fuente: La Nación

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...