Marnie-Rae Harvey, una joven de 17 años de Stoke-on-Trent, Inglaterra, dice que no puede salir a divertirse y no tiene más amigos porque siempre está en su casa.

"Mis ojos pueden sangrar y cubrir mi cara con sangre, y en cuestión de segundos vuelven de nuevo a la normalidad, ponerse completamente blancos", continuó.

Esta condición misteriosa también afecta a sus orejas, nariz, las encías, el cuero cabelludo, las uñas y la lengua. Asegura que carece de energía y constantemente se siente "mareada".

A pesar de haber consultado a oftalmólogos, ginecólogos, expertos en hematología, neurólogos y pediatras para tratar de encontrar la causa de este fenómeno, no ha recibido una respuesta sobre su padecer.

Todo comenzó cuando la adolescente comenzó a toser sangre en marzo de 2013. Eso se prolongó durante un par de años hasta que se despertó una noche en julio de 2015, con la cara cubierta de sangre. Estaba sangrando su ojo.

Marnie-Rae continuó haciéndose múltiples estudios y vio a más especialistas, quienes descubrieron que tenía un sistema inmunológico "débil", pero nada más que eso.

La joven no ha podido rendir los exámenes para ir a la universidad. Próximamente va a ser referida a un especialista de la piel, pero ella no cree que sea algo que tenga que ver con esa parte del cuerpo.


Fuente: Infobae

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora