En 2014 fueron sancionadas por la Legislatura provincial dos leyes, la 7.823 y la 7.824, que resultan fundamentales para la promoción del uso de fuentes renovables de energía en el territorio salteño. Las normativas ya fueron promulgadas, pero en 2016 se introdujeron cambios a sus reglamentaciones, que se espera que entren en vigencia a la brevedad.
La Ley 7.823 dispone, entre otros beneficios, exenciones tributarias y facilidades para que los emprendimientos generadores de energía no contaminantes puedan radicarse en la provincia.
Con esa norma de respaldo Salta fue el distrito que mayor cantidad de ofertas para la instalación de plantas fotovoltaicas presentó en septiembre pasado para la primera ronda licitatoria del plan nacional de energías renovables (Renovar). En esa etapa fueron nueve las propuestas de capitales privados para planes dentro de la provincia y solo quedó seleccionada una: la firma española FieldFare, con un proyecto en San Antonio de los Cobres para la generación de 100 megavatios (MW) con paneles solares.
La misma empresa también fue la única elegida de Salta en la segunda ronda licitatoria de Renovar, con un proyecto en Cafayate para la generación solar de 80 MW.
La ley 7.824 de balance neto establece las condiciones para que la electricidad que se genere con fuentes renovables pueda ser introducida a la red de distribución y los emprendimientos reciban una retribución por ello.
Las modificaciones que se implementaron en las reglamentaciones de ambas leyes, y que aún no están vigentes, apuntan a promocionar el uso de energías limpias entre los usuarios residenciales.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora