Frutas, semillas y algas pueden ser una combinación perfecta a la hora de hacer un jugo o licuado. Ayudan a eliminar la ansiedad cuando se vuelve tarde del trabajo o favorecen a tener una buena digestión, ni qué decir de los beneficios que tiene, por ejemplo un jugo de zanahoria y naranja en las primeras horas de la mañana.
"Entregarle al cuerpo los alimentos bien procesados favorece su funcionamiento. Es como entregarle a cada órgano una carta que le recuerda lo que debe hacer sin ningún esfuerzo", explicó Miguel Ríos, profesor de la escuela de Shiatsu en Salta, donde el fin de semana se dictó un taller de licuados energéticos.
licuado 1.jpg
Andrés Mansilla.
Andrés Mansilla.
La edad, el cansancio y la falta de cuidados del cuerpo pueden hacer que este necesite ayuda a la hora de digerir los alimentos. Es por eso que los licuados y jugos favorecen la digestión, pero además, si se combinan los ingredientes en forma inteligente, esta ayuda es todavía mejor.
Por ejemplo, para mejor la circulación de los alimentos en el intestino combinar semillas de lino (previamente lavadas y activadas), ciruelas secas (remojadas) jugo de naranja y manzana. Miguel Ríos destacó a El Tribuno que lo ideal es no combinar más de dos frutas y, en el caso de la manzana, alternar entre la verde y la roja.
La activación de las semillas se realiza a través del remojo de las mismas. Previamente se las debe lavar con agua y una cucharadita de bicarbonato, y luego enjuagar. Una vez lavadas se las pone en remojo en un vaso chico. En el caso del lino y la chía, la semilla tiende ablandarse, creando una babaza. Estas semillas se utilizan con esta agua.
Licuados.jpg
Andrés Mansilla.
Andrés Mansilla.
Los frutos secos y los dátiles también deben lavarse y dejarse en remojo durante la noche para poder usarse en la mañana siguiente.
Si se quiere, estos jugos se pueden endulzar con azúcar macaba o maca. Esta azúcar también es conocida como integral. Es aquella que se produce de la primera quema de la caña y que no cuenta con ingredientes químicos.
"Otro de los jugos o licuados que ayudan a cargarse de energía es el verde", destacó el profesor de la Escuela de Shiatsu en Salta.
Para el licuado verde energético se puede usar la variedad de verduras de hoja que se tenga en casa. Por ejemplo: espinaca, rúcula y apio. A esto se le puede agregar una manzana verde o una pera. Lo mejor es evitar los edulcorantes y usar maca (azúcar sin refinar) o dejar que los frutos se luzcan sin agregados.
Jugos de frutas y verduras naturales
Puede agregarse a los jugos de frutas y licuados. 
Puede agregarse a los jugos de frutas y licuados.
Algunos de estos licuados verdes además de energéticos ayudan a mejorar el sistema inmunológico. "Las sustancias de las verduras ayuda a generar defensas en el organismo por el simple hecho de que limpian el cuerpo. Si además se quiere reforzar esta acción se puede agregar una pizca de polen", explicó el profesor Ríos.
Las combinaciones pueden ser infinitas. A un licuado verde también se le puede agregar una cucharadita molida de sésamo negro rico en hierro o el sésamo integral rico en calcio. O tal vez y porque no lino previamente lavado y remojado.
El profesor de shiatsu destacó que se debe intercalar los licuados, no tomar todos los días un licuado verde y la segunda vez que se lo toma en la semana lo ideal es colarlo. Otras opciones saludables son la leche de almendras o nueces. Para la primera se necesita un vaso de almendras, lavadas y remojadas durante la noche. Se licúa la semilla con dos vasos de agua y se pasa por un filtro. Se vuelve a licuar agregando otro vaso de agua y filtrar. Agregar tres gotas de aceite se sésamo u oliva, y esencia de vainilla.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia