Ayer, en el Centro Cívico Municipal (CCM), el intendente Gustavo Sáenz, secundado por el presidente del Concejo Deliberante, Ricardo Villada, la concejal Romina Arroyo y la secretaria de Acción Social, Guadalupe Colque, firmó un convenio de cooperación con la presidenta de la organización Missing Children Argentina, entidad dedicada a la búsqueda de niños extraviados. Lidia Grichener acompañó la rubrica con videos institucionales, porque, según dijo, es muy importante que se conozca en Salta a la institución, ya que no tienen registrada ninguna denuncia en la provincia.
Expresó que la misma situación se da con Santiago del Estero y Misiones, provincia fronteriza al igual que Salta. En ese sentido, Grichener subrayó la importancia de proteger las lindes nacionales y trabajar de forma múltiple en las búsquedas de personas perdidas. "Todos tenemos que formar parte de eso", aseguró, y añadió que "un niño está perdido en el preciso momento que no está en el lugar y la hora que tenía que estar, la búsqueda debe iniciarse inmediatamente". Afirmó que actualmente están rastreando a 119 menores.

Se acaba de firmar un convenio entre la organización que preside y la Municipalidad, ¿qué implica?
La realidad es que es un convenio muy importante, sobre todo para generar conciencia. Hablando con el intendente (Gustavo Sáenz), le decía que nos preocupa no tener información sobre los chicos perdidos en Salta, por eso entendemos que con este tipo de acercamientos, que generan difusión y compromiso, vamos a poder ayudar un poco más a que se desarrolle interés por el tema.
"En el momento que no se sabe dónde está un chico, hay que comenzar la búsqueda".
Entendemos que así como en todo el país se pierden chicos, aquí también se pierden, y hay que trabajar sobre el concepto. ¿Qué significa un chico perdido? Si un chico no está en el lugar y horario que tiene que estar, estamos hablando de un chico perdido, no podemos dilatar la búsqueda ni quedarnos con que está con los amigos y ya volverá. En el momento que no se sabe dónde está un chico, hay que hacer la denuncia y comenzar la búsqueda, si finalmente se trató de una picardía, lo festejaremos, pero si no fue una picardía las horas que demora el inicio de la búsqueda son claves, y se pierden.
Pretendemos que este convenio tenga mucha difusión y que a partir de eso genere conciencia, es fundamental el compromiso del intendente como un primer impulso para involucrar no solo a Salta capital, sino también a toda la provincia. Es fundamental porque debe asumirse un compromiso serio para trabajar en las fronteras, sabemos que son lábiles y esto no puede seguir así. Hay que controlarlas para que eso cambie.
¿Cómo es la situación actual, cuántos chicos están buscando y cuántos se recuperaron hasta el momento?
Estamos buscando a 119 chicos y tenemos alrededor de 12.500 chicos encontrados. Si nos detenemos a pensar, es un número inmenso, para nosotros 119 chicos es un montón, porque un chico es mucho, cada familia que está buscando considera que su niño es lo más importante.
Tenemos que trabajar todos, pero absolutamente todos, compartir una imagen puede ser clave en una búsqueda. El chico que se pierde no es el niño de otro es el hijo de todos nosotros.
Durante la firma del convenio dijo que la provincia no cuenta con información estadística respecto de los chicos perdidos, ¿cómo se puede trabajar, planificar y elaborar políticas sin esos números específicos?
Precisamente, eso es lo que nos causa preocupación y por eso promovemos este tipo de convenios. Queremos que se busque, que se sepa, que se creen este tipo de estadísticas. Como organización necesitamos hacernos conocer en Salta, porque no solo no conocemos las estadísticas de acá sino que, además, no recibimos denuncias que provengan de acá. Ese caso también se da con Santiago del Estero y Misiones, y consideramos que son lugares donde los chicos también se pierden. Pero es necesario, como te decía, cambiar ese concepto de que los chicos cuando se pierden es porque están metidos en una travesura y ya van a volver.
Justamente, Salta y Misiones son dos provincias fronterizas...
Tal cual, por eso sentimos una fuerte preocupación. Los trabajos deben hacerse a nivel nacional, tenemos que controlar las fronteras, generar estadísticas. Articulamos acciones con el Registro Nacional de Chicos Menores Extraviados, pero tenemos que trabajar todos juntos, ONG, Estado, medios de comunicación, empresas, todos.
De los 12.500 chicos recuperados, ¿se sabe cuántos estaban en manos de redes de tratantes o vinculados a algún tipo de crimen organizado?
No son demasiados, y la realidad es que cuando son situaciones de trata nosotros informamos inmediatamente a las fiscalías responsables que se hacen cargo de la investigación. En esos casos, muchas veces se nos solicita que no se compartan las imágenes porque más que contribuir a la búsqueda se puede estar poniendo en peligro a la persona extraviada.
"Las redes sociales sirven para difundir, pero también para capturar, hay que saber usarlas".
Nunca vamos a hacer algo que pueda perjudicar una investigación, por eso también abogamos por trabajar mucho en la correcta utilización de las redes sociales, el uso tiene que ser responsable e inteligente, porque sabemos que sirve para difundir pero también sirve para capturar.
¿Cómo evalúa el desempeño de esas fiscalías?
Están trabajando permanentemente, lo que pasa es que es un tema muy complicado. En Santiago del Estero, el próximo martes, tenemos una reunión para trabajar el tema y articular acciones con un montón de fiscalías de trata y con gente que ya viene desarrollando tareas específicas.
¿Cuáles son las vías de contacto de Missing Children?
Recibimos las denuncias por todos los medios, tenemos nuestro sitio de internet, chequeamos los correos electrónicos que llegan, y está habilitada permanentemente una línea telefónica gratuita que es 0-
800-333-5500. Además, trabajamos mucho con redes sociales, la difusión de imágenes es un recurso clave, por eso siempre pedimos que presten los ojos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora