Lifestage. Así se llama la nueva aplicación para jóvenes de 21 años que lanzó Facebook el viernes a la tarde y que ya está dando que hablar. ¿Se trata de una nueva estrategia del gigante para captar público joven? ¿Busca competir con Snapchat? Un poco de todo eso y más.
La aplicación le pide al usuario que haga caras, que baile o cuente quién es su mejor amigo y qué comida le gusta. Pero eso sí, todos tienen que contestarse por medio de videos. Y todas esas respuestas animadas forman un clip que aparece en su perfil. Lifestage. Tal como su nombre lo indica, "el mundo es un escenario". Y los protagonistas son los usuarios.
La aplicación, que sólo se encuentra disponible para iOS, está literalmente limitada a los adolescentes. Al registrarse, lo primero que hay que completar es la fecha de nacimiento. Quienes tengan más de 21 años, si bien pueden bajarse la aplicación, no podrán ver ningún otro perfil más que el de ellos. Esto se debe a que está ideada para que sea un espacio exclusivo de los jóvenes. Un recinto bien delimitado.
¿Otra particularidad? Los usuarios deben ser estudiantes. Al ingresar, hay que seleccionar la institución educativa a la que se pertenece. Casi como si fuera un viaje en el túnel del tiempo y se volviera a ingresar a la interfaz de Facebook de 2004.
Como si eso fuera poco, sólo se puede ver el perfil de otros cuando haya, al menos, 20 usuarios activos dentro de la escuela a la que se pertenece. Se trata de una estrategia para sumar adeptos. En este sentido, también se asemeja a los inicios de la plataforma creada por Zuckerberg.
El creador de Lifestage se llama Michael Sayman y tiene 19 años. De padre boliviano y madre peruana, nació y fue criado en Miami, Estados Unidos. No es nuevo en el mundo IT: programa desde los 14 (aprendió siguiendo tutoriales por YouTube) y ya desarrolló dos aplicaciones que son furor: 4 Snaps y Club Penguin.
Hacer Lifestage le llevó dos años. "Quería trabajar en una app que mis amigos quisieran usar", contó en una entrevista con el sitio TechCrunch.
Por eso pensó en darle preponderancia total a los videos (es lo único que se ve en los perfiles), que es tendencia en el mundo tecno. Y más todavía en el universo teenager.
No hay forma de contactar directamente a las personas a través de esta plataforma. Si uno quiere establecer una comunicación uno a uno entonces tendrá que recurrir a Snapchat, Twitter o lo que se desee. De hecho, dentro de Lifestage, debajo de los nombres de los usuarios, aparecen las cuentas activas que tiene esa persona en otras redes sociales.
Mis amigos y yo tenemos millones de aplicaciones de mensajería que ya usamos y amamos, ¿qué sentido tenía hacer otra aplicación de mensajería?", concluyó Sayman.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora