El juez Ariel Lijo consideró que en los aportes de las empresas "Multipharma", "Global Pharmacy" y "Seacamp" a la campaña del Frente para la Victoria del 2007 hubo 886.000 pesos que no se pudieron justificar. Para el juez federal se puso en circulación plata de origen ilícito para disimular su procedencia real.
Los exfuncionarios procesados por lavado de dinero son Héctor Capaccioli (exsuperintendente de Servicios de la Salud y recaudador de la campaña presidencial de Cristina Kirchner 2007), Sebastián Gramajo (exlegislador porteño y responsable político de la alianza electoral). Se suman los empresarios farmacéuticos Néstor Lorenzo, Carlos Torres, Gabriel Brito y Solange Bellone (viuda de Sebastián Forza, una de las víctimas del triple crimen de General Rodríguez).
Para el juez tanto Lorenzo como Capaccioli fueron los que pusieron en circulación estos fondos. "Aprovecharon la campaña política para llevarlo a cabo, necesitaban de compañías privadas para desarrollar la maniobra ya que no podían realizar donaciones anónimas y además tenían un tope máximo por empresa", indicó el juez en su resolución.
Lijo indicó que las empresas "Multipharma", "Seacamp" y "Global Pharmacy" no tenían la capacidad económica suficiente para afrontar los aportes que hicieron. Lijo indicó que las empresas "Multipharma", "Seacamp" y "Global Pharmacy" no tenían la capacidad económica suficiente para afrontar los aportes que hicieron.
"Las sumas aportadas no guardaban similitud con los parámetros de dinero que manejaban y no poseían registros contables de los correspondientes aportes", afirma el juez.
El juez indicó que las empresas mencionadas les entregaban a los responsables de la campaña un cheque con el aporte correspondiente y que a cambio les daban el recibo. "En la fecha de cobro las libranzas eran cubiertas con depósitos de dinero en efectivo", indica la resolución.
Sospecha de los carteles de México
Entre los argumentos del procesamiento Lijo relaciona a los imputados con la causa denominada "la mafia de los medicamentos" y dice que hay indicios de que los aportes podrían haber provenido de carteles de droga mexicanos. Esto tiene relación con la causa del Triple Crimen de General Rodríguez y empresarios relacionados con el tráfico de efedrina como Ibar Esteban Pérez Corradi y Luis Marcelo Tarzia.
Justamente Pérez Corradi fue detenido recientemente en Foz de Iguazú y está sospechado de ser el autor intelectual de los asesinatos de Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina. Forza era el marido de Bellone y uno de los dueños de Seacamp, la droguería que aportó 200.000 pesos a la campaña K del 2007. Multipharma, de Lorenzo y Torres, hizo un aporte de 376.000 pesos y Global Pharmacy, de Brito, de 310.000 pesos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora