Un niño de 10 años fue rescatado ayer por efectivos de la Policía Federal tras permanecer secuestrado durante 48 horas en un hotel del barrio porteño de Constitución, donde fue hallado sedado y atado de pies y manos a una cama, informaron fuentes policiales.
El propio jefe de la Policía Federal Argentina (PFA), Néstor Roncaglia, confirmó que la liberación del menor se dio en un hotel de Constitución y que por el caso hay dos detenidos, una travesti de nacionalidad peruana y una mujer paraguaya, conocida de la familia del niño, que fue quien admitió ante los investigadores dónde tenían cautivo al chico.
Carlos Stornelli, el fiscal federal a cargo del caso, encabezó ayer el operativo de rescate del menor, y aseguró que durante los dos días que duró el secuestro hubo "al menos 30 llamadas extorsivas" y que el hecho de que una de las secuestradoras sea conocida de la familia les generaba "una gran preocupación por la integridad física del menor".
La víctima es un chico de 10 años, de familia paraguaya, que vive en la villa Zavaleta del barrio porteño de Barracas y es hijo de una mujer que tiene una parrilla y panchería en la que, según reveló uno de los investigadores, "le va muy bien".
"Incluso, la mujer solía comentar en público que recaudaba entre 1.000 y 1.500 pesos por día, lo que seguramente hizo que los secuestradores eligieran a su hijo como blanco del secuestro", reveló una de las fuentes consultadas.
La propia ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, al dar algún detalle del caso, afirmó ayer ante los periodistas presentes que "los captores eran personas allegadas a la familia" que "ataron al chiquito" en una cama y que no se trató de un secuestro extorsivo común sino de "una extorsión" porque sabían que "la familia tenía ingresos suficientes".
El hecho delictivo se inició el lunes pasado, alrededor de las 20, cuando el nene fue solo a un kiosco y la amiga paraguaya de la familia, que ahora está detenida y fue identificada por las fuentes sólo por su nombre de pila, Paola, se acercó y se lo llevó con algún engaño.
De inmediato comenzaron los llamados extorsivos en los que empezaron pidiendo un rescate de 200.000 pesos y en los que como interlocutores se alternaban un hombre y una mujer.
La familia logró juntar, entre sus ahorros y los aportes que le hicieron parientes y amigos, unos 150.000 pesos, que los secuestradores aceptaron como pago por el rescate del niño.

Patricia Bullrich negó que haya una ola de secuestro

La ministra reconoció que es un modus operandi que está latente en todos lados. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, negó ayer que haya una ola de secuestros, aunque reconoció que se trata de "un modus operandi que se repite con bastante sistematicidad y que está latente en todos lados".
"Son casos en los que en dos minutos en cualquier esquina se levanta a una persona, se hace una transacción de auto a auto. Estamos trabajando con mucha información, con Inteligencia Criminal intentado ver cuáles son los lazos que unen a estas bandas, que muchas de ellas están presas", sostuvo la funcionaria nacional.
Las declaraciones de la ministra fueron vertidas a pocas horas de que se conocieran dos casos de secuestros extorsivos en la zona metropolitana de Buenos Aires.
Los casos son los de un niño de diez años que fue rescatado en un hotel de Constitución un día y medio después de haber sido raptado en Parque Patricios por delincuentes que intentaron cobrar una importante suma de dinero de rescate, y el de una mujer que fue privada de su libertad en Morón para luego ser liberada en Merlo, tras un pago de diez mil dólares. Sin embargo, subrayó que "no tienen relación las bandas que están operando, con lo cual no es que haya un centro desde el que se planifica, sino que son dos o tres personas que se suben a un auto y lo hacen al voleo, y eso genera dificultades".
"Hay varias bandas que ya están presas y las tareas nos demuestran que no hay un hilo conductor, y vamos a trabajar para meter presos a todos los delincuentes", subrayó.

drogas.jpg

Incautaron más de un millón de pesos y 40 kilos de droga

En un procedimiento realizado por Gendarmería Nacional, se secuestraron un millón de pesos y 60 kilos de cocaína de alta pureza. El allanamiento fue realizado en un inmueble relacionado con el caso de la banda de "Jefa Narco" Luis Suárez, quien fuera apresado el mes pasado en un country de la ciudad de Yerba Buena. Anteriormente se habían incautado 1.100 kilos de droga en Santiago del Estero. Los detenidos son seis varones y una mujer; además se secuestraron tres vehículos y varios celulares.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora