El 5 de enero de 1967, arribó al puerto de Buenos Aires, un carguero de bandera norteamericana, el "Mormacglen". De no ser que en sus bodegas traía una carga para Salta, habría sido uno más de los tantos que recalaban en esos muelles.
Y mientras el carguero maniobraba para aparcar, por el muelle se paseaba el doctor Víctor Martorell, director de Horizontes SACIFI, firma propietaria de El Tribuno. Ansiosamente esperaba que el navío amarre de una buena vez, y comience a descargar la valiosa carga que había ido a recibir. Eran 31 inmensas cajas de madera que guardaban la nueva y moderna impresora adquirida por El Tribuno en Estados Unidos. Cada una de ellas llevaba impreso en sus laterales: "For Horizontes Salta via Bs.As.".
Al día siguiente, El Tribuno mostraba en su tapa, una fotografía captada en el momento que un montacargas trasladaba hasta un camión, una de los tantos cajones que contenían la "Goss Urbanite". En página central, tres fotos más ilustraban una nota que decía: "El primer diario impreso en sistema "off-set" integral en el país, será El Tribuno, y esta realidad, próxima a concretarse, ha tenido ya su primer paso importante: en el puerto de Buenos Aires fue descargada ayer, la compleja maquinaria "Goss Urbanite" embarcada desde los Estados Unidos en el vapor "Mormacglen", de la compañía naviera Moore McCormac Lines. Recibió la maquinaria, uno de los directores de nuestra empresa, el Dr. Víctor Martorell, y don Pedro Ventura, representante de El Tribuno en Buenos Aires.
Los pesados cajones en los que vino embalada la rotativa, fueron desembarcados por la Compañía Murchison de Estibajes y Cargas, para inmediatamente ser transportados a nuestra ciudad por vía terrestre en cinco camiones...".

Caravana y fiesta

El lunes 9 de enero, es decir, cuatro días después de salir del puerto de Buenos Aires, la "Goss Urbanite" llegó a Salta. La transportó una caravana de cinco camiones pesados de la empresa Parmigiani Hnos. Ingresó por el Portezuelo Grande, es decir por la Avenida Artigas, pero al llegar a Hipólito Yrigoyen se topó con una gran cantidad de gente que esperaba el arribo. Por unos minutos, los camiones debieron parar, pero al reanudar la marcha, algo más de cien vehículos -entre autos, camionetas, motos y bicicletas- los siguieron por la ciudad. Al frente, iba un Jeep Ika descubierto que en sus "ancas" llevaba una recordada beldad: Carmen Rubner, reina de villas y barrios de Salta.
Por dos horas, la caravana recorrió la ciudad mostrando la nueva adquisición hasta que finalmente recaló en Zuviría 20, lugar donde se instalaría la nueva impresora. Allí, más de tres mil personas esperaron la llegada de los camiones pues querían ver descargar la famosa impresora que, según decían, iba a imprimir el diario, "en colores y echando diablos". Por cierto, hasta entonces los diarios eran en blanco y negro, como las viejas películas.
A poco, comenzó la larga tarea de descarga en un lugar más bien estrecho. El director, Roberto Romero, se peló el saco, y de ahí, fue uno más en la tarea que duró siete horas para descargar el primer camión.
Y mientras operarios y directivos transpiraban la gota gorda con las 31 cajas, frente al Hotel Victoria, se realizaba un festival folclórico para celebrar el acontecimiento. En un palco de ocasión, Cesar Perdiguero, junto a otros artistas y poetas, ponían con sus glosas y canciones, una especie de broche de oro a la agitada jornada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


EL ALBERTO
EL ALBERTO · Hace 8 días

Recuerdo que llegaron en unos camiones Henschell de la empresa Parmiggiani Hnos.

Guillermo Lopez
Guillermo Lopez · Hace 8 días

QUÉ BÁRBARO, DON ROBERTO ROMERO, FUÉ GRANDE Y LO SERÁ, LO CONOCÍ DE CASUALIDAD, PENSÉ QUE ERA AGRANDADO Y ESAS COSAS, PERO NÓ SU SOLIDARIDAD CO LOS DEMÁS FUÉ IMPRESIONANTE, DESCANSE DON ROBERTO, LO MERECE.-

Jose Alberto Perez
Jose Alberto Perez · Hace 8 días

Recuerdo mis épocas de canilita cuando en la sede de calle Dean Funes se hacían los diarios con plomo y se imprimian las hojas en unos cartones que luego utilizábamos para proteger los ejemplares cuando llovía. Allí conocimos a Dn Fernandez Dorré, Mario Ghevara, un tal Rodriguez que entregaba los idiarios por ventanilla, un petiso Mollita, Plutarco Vallejos, Guanca, etc Había un tacho de leche caliente que también tomábamos los canillitas que híbamos tempranos a retirar y vender los diarios en la vieje city, en la madriñeña, en el bajo grande, en el jokey y en todos los bodeguones que había en la época ¡¡ churo no !!! ¿a quien recuerda ésto ?

Vicente Leo
Vicente Leo · Hace 6 días

¿ Y no te acuerdas de un Sr Torres? Era un hombre bajito, de traje, sombrero y bigotes. Vivía en calle Urquiza frente al parque. Lo recuerdo porque todos los días pasaba por la puerta de mi casa rumbo a El Tribuno, cuando el diario se imprimía y repartía en calle Deán Funes entre España y Caseros. Desde allí sonaba la sirena para alertar a la población de un hecho extraordinario. Así me enteré que Juan XXIII había sido elegido Papa. Aquel pequeño edificio tenía una vidriera a la calle donde se exhibía una máquina de escribir, un teletipo, que recibía información mecanografiada que los curiosos podían leer al instante.

Vicente Leo
Vicente Leo · Hace 8 días

Recuerdo aquel día, yo estaba en la Plaza 9 de Julio, cerca de la esquina de Caseros y Zuviría.


Se está leyendo ahora