Un centenar de peregrinos que salieron el 8 de setiembre desde San Antonio de los Cobres llegó a Campo Quijano en el marco de las muestras de fe y devoción al Señor y Virgen del Milagro, patronos tutelares de Salta.

Esta peregrinación tiene cono iniciadores de la caminata a los mineros de Mina Patito, en plena Puna salteña. El grupo, de 25 personas, se unió a los de San Antonio de los Cobres con la compañía del monseñor Dante Bernacki quien desde hace algunos años tomó como un nuevo acto de fe el acompañamiento y pastoral de los promesantes puneños.

En San Antonio, unas 300 personas se integraron a la peregrinación el pasado domingo 11 y cabe señalar que cada año, a medida que el trayecto avanza, se suman cientos de personas de los parajes de la Quebrada del Toro hasta llegar a más de 1.000 personas, según datos brindados en la dependencia policial de Campo Quijano.

A las 19, está prevista una misa en acción de gracias en la capilla Santiago Apostol, lugar donde pernoctarán hasta las 3 de la madrugada cuando tienen previsto el inicio del último tramo de peregrinaje hacia la catedral salteña.

La capilla campoquijanense se acondicionó con colchones y elementos de abrigo, como así también se preparó un gran mesón para la cena del peregrino.

Una vez en la ciudad, los peregrinos compartirán un almuerzo comunitario en las instalaciones del Jockey Club. Su anhelada entrada a la Catedral, que llena de emoción año a año a los presentes en el templo, está prevista para las 15.

Una de las particularidades que se va dando en los últimos años en San Antonio de los Cobres es la presencia de turistas que se unen a la peregrinación. “Si bien no son muchos, esto antes no se daba”, señaló un vecino de la localidad.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia