La situación comienza a mejorar paulatinamente para el comedor Hermanitos del Corazón, ubicado -precisamente- en el corazón del barrio Primera Junta, en la zona sudeste de la capital salteña.
La continuidad del funcionamiento del lugar, en donde comen al menos 50 niños, estaba en duda porque la actual crisis inflacionaria ponía en peligro las donaciones de los "padrinos anónimos".
Una nota fue publicada por El Tribuno el 24 de abril y desde ese tiempo los lectores se comenzaron a organizar para colaborar con las personas que les cocinan a los niños. Graciela, la mujer que comanda el comedor de la manzana 514, lote 24, había dicho que muchos padrinos seguían donando anónimamente; sin embargo, la carne de un día para otro había comenzado a faltar y algunas frutas y verduras también. Junto a un grupo de mamás brindan un almuerzo los martes y jueves; más los sábados alternados entre comidas y meriendas. Los fines de semana se aprovecha para brindar juegos y apoyo escolar.
Ante esta realidad, el jueves último se organizaron diferentes grupos y llegó finalmente la ayuda para el comedor por parte de una comunidad que se organizó espontáneamente.
Con una taza y un plato de plástico, los niños comenzaron a llegar con los guardapolvos cansados del mediodía.
Es una imagen que duele, que no es correcta, pero que es real y se repite en muchos barrios de la ciudad.
A los aportes de la Panadería Social, de los "amigos" anónimos del Cofruthos y del San Miguel se le sumó la de los estudiantes del Instituto Superior de Formación y Capacitación Ramón Carrillo.
Los chicos que estudian para enfermeros, de segundo y tercer año, llevaron actividades lúdicas y pedagógicas para realizar con los niños; especialmente en aquellas vinculadas a la higiene y prevención de accidentes.
Para hablar con Graciela o tener un medio directo para consultas o inquietudes, hay que llamarla al 3875216703.Fueron muchos los que intentan de buena fe ayudarla y la mandan a alguna dirección. Ella no puede ir a buscar colaboraciones, básicamente porque no tiene vehículo y porque en general se mueve sola y sin ayuda. Lo mejor es pedirle indicaciones y visitarla en el comedor para vivir su realidad.
De parte de la Fundación Madre Teresa de Calcuta, llevaron mercadería, ropa y carne que juntaron durante más de dos semanas.
"Uno de nuestros estudiantes leyó en el diario la nota sobre el merendero y comenzó en ellos la idea de organizarse. Los directivos y docentes apoyamos la iniciativa y aquí estamos", dijo el vicerrector del Ramón Carrillo, Ricardo Colparis.
El empuje de los chicos lo llevó al diputado Eduardo Abel Ramos a estar presente en la jornada.
"Me comprometo a no dejar solos a los niños del comedor", dijo el legislador que habló en nombre de la Fundación.
Graciela agradeció la presencia de los estudiantes y muy especialmente a una mujer anónima que le llevó ollas y cucharones.
En tanto que, por otros caminos, los vecinos de la ciudad también se organizaron espontáneamente y juntaron al menos 15 cajas de ropa.
"Hay mucha gente anónima que se acercó a colaborar con los niños. Yo había hecho el pedido de ropa de abrigo y calzados porque los chicos la verdad que no tienen para pasar el invierno", dijo Graciela.
"Nosotros queremos que esto no se quede en solo una visita. La idea de los chicos es volver y comenzar a trabajar con ellos en temas de salud como por ejemplo en prevención de enfermedades y alimentación", concluyó Colparis.

La Fundación se pone como nexo
En el comedor hay necesidades que son invisibles a algunos ojos y entre todos van saliendo soluciones y más pedidos. Como los sábados a la mañana los niños llegan más temprano, las mamás aprovechan para ver las carpetas y las tareas que no se realizaron durante la semana de clases.
Ahí es donde Graciela nos dejó una inquietud, especialmente para esos alumnos que están terminando estudios en carreras pedagógicas. "Necesitamos gente que les venga a enseñar a los niños. Antes venían unos chicos y se veía una diferencia en los niños", dijo la referente del comedor.
La mujer también dijo que ellos ven que los chicos no tienen los útiles escolares. Una porque los pierden y los papás no pueden comprarles. También urgen los guardapolvos. Para esta altura del año, lo que pudieron comprar ya están muy destruidos. Los que vienen de segunda mano están peor de transparentes.
En tanto que los estudiantes descubrieron otra necesidad. Los chicos comen, juegan y aprenden en piso de tierra. Entonces ya se comprometieron a hacer un contrapiso y un piso. También van a cerrar el pequeño tinglado para que no pasen frío.
Lo que también se ve y ya es cotidiano que las mesas, que son tablones, ya es están muy destruidos.
Para quien quiera ayudar con las mesas o ropa se puede llamar a la Fundación Calcuta al 0387-4318963.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora