En el mediodía de ayer sobre Los Rosales, jurisdicción de El Quebrachal, departamento Metán, un avión furtivo burló una vez más todos los controles aéreos y depositó una carga estimada en más de 200 kilos de cocaína de máxima pureza, según fuentes de Santiago del Estero, y de 181,900 kg, de acuerdo a lo informado oficialmente por el Ministerio de Seguridad de la Provincia.
La Policía de Santiago del Estero informó que el embarque se componía de seis bultos con 181,900 kilos de la droga, tal cual lo reprodujeron los principales medios de prensa.
La Policía de la Provincia comunicó ayer que personal de la Comisaría de Los Rosales, en un acto de gran profesionalismo, logró dar con el cargamento de cocaína llovido sobre la finca del mismo nombre.
La fuerza aseguró, al igual que sus pares santiagueños, que sus efectivos salieron al encuentro de la aeronave que sobrevoló el espacio aéreo de las dos provincias.
En ambos informes se da cuenta de que en los operativos montados de uno y otro lado de las jurisdicciones provinciales no hubo detenidos, pero sí que en todo momento estuvieron visualizando el movimiento de los narcotraficantes.
Una fuente de seguridad de la provincia vecina aseguró ayer a El Tribuno que cerca de las 11, pobladores de los parajes Ahí Veremos y Algarrobo Viejo, ambos del departamento Pellegrini, de Santiago del Estero, dieron aviso a las fuerzas de seguridad de la vecina provincia sobre el vuelo rasante de una avioneta de mediano porte.
El informe local señala que el operativo de secuestro de la droga se llevó a cabo a 45 kilómetros de Los Rosales (Salta) y que inmediatamente fue informada la plana mayor de la Policía y el Ministerio de Seguridad.
En el trabajo final intervinieron personal de Drogas Peligrosas del departamento Anta y los efectivos de la Comisaría de Los Rosales, quienes fueron los que realmente hallaron el valioso cargamento.
El informe de Seguridad local indica que fueron cinco los grandes bultos o cajas (por el formato de un prisma del embalaje) que fueron hallados en el monte y cercanos a un camino vecinal de finca, en cuyo interior había 175 paquetes de aproximadamente un kilo y fracción de cocaína.
Fuentes de la vecina provincia informaron a sus medios que los paquetes eran seis y el secuestro superaba los 181,900 kilos de la droga.
Luego de las tareas de laboratorio y la comprobación de que se trataba de cocaína, tomó intervención del caso el Juzgado Federal 1 de la capital salteña.
Una fuente del Seguridad advirtió que con lo secuestrado podrían haberse manufacturado más de 2 millones de dosis y la valuación del secuestro sería del orden de los 3 millones de dólares en promedio, en distintos mercados mundiales, o mucho más si hubiera llegado a los de Asia.

El procedimiento

Una fuente santiagueña aseguró que a las 11, móviles de esa provincia salieron por vía terrestre en busca de la aeronave que sobrevolaba los límites entre las dos provincias.
Se aseguró que localizaron en el aire al narcoavión cuando éste cruzaba los límites de jurisdicción, entonces fue que se comunicaron con sus pares salteños del destacamento de Los Rosales.
La información asegura que minutos después la Policía de Salta llegó hasta el lugar donde se produjo el lanzamiento de la carga.

El ministro, en el lugar

A las 16 se conoció la noticia, pero en esos momentos se hablaba solamente de unos 150 kilos de la droga.
Poco después del secuestro el trabajo posterior al exitoso operativo estuvo bajo las atentas miradas del ministro de Seguridad Cayetano Oliver; del secretario de Seguridad, Jorge Ovejero, y del jefe de Policía, Mauricio Silvestre, que se trasladaron de inmediato al departamento Anta ni bien se conoció la información.
El cargamento de cocaína fue lanzado por una avión de mediano porte que -según vecinos de la localidad santigueña de Ahí Veremos, pasó a baja altura una y otra vez.
Desde la Comisaría 32 de la ciudad de Nueva Esperanza, distante 80 kilómetros de Ahí Veremos, salieron los policías santiagueños en busca de la narcoavioneta que cruzó los límites interprovinciales a las 11.10 y mucho después la policía local logró dar con el cargamento en los montes y un camino vecinal de una finca salteña.

Una zona despoblada

  • La zona donde se lanzó la lluvia blanca es casi inhóspita pero surcada de caminos vecinales de finca y de rutas interprovinciales cercanas, todos comunicados entre sí.

  • Desde las dos jurisdicciones se movieron con celeridad, sin embargo en la persecución no hallaron a los cómplices de la millonaria narcooperación aérea.

  • Hubo movimientos policiales de dos frentes diferentes y dos versiones sobre los hechos. La realidad es que el secuestro es enorme, aunque ya no sorprende.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


sergio lopez
sergio lopez · Hace 23 días

Hace tiempo que esto de que llovía droga en la zona era vos populis, pero nada sucedía, es como que algo esta pasando, como que los que no veían antes están viendo o están obligados a hacerlo por que hay alguien que esta exigiendo resultados

sergio lopez
sergio lopez · Hace 24 días

y si asi nos entran estos narcos con sus aviones , no quiero pensar lo que seria en caso de una guerra, le ponen una bomba al presidente en su sillón y ninguno sabe quien ni como paso. Ya corro a todos esos inoperantes, ni lo consulto ni pienso, los mando a cuidar un jardín. .

oscar daud
oscar daud · Hace 24 días

no hubo detenidos, pero sí que en todo momento estuvieron visualizando el movimiento de los narcotraficantes. ¿que clase de procedimiento es ese?otra : ¿siguieron al avión por tierra? es evidente que están ocultando información.

fernanda lopez
fernanda lopez · Hace 25 días

ALBERT LUIS creo que no quieren leer lo que escribe. este diario es el mayor lectura y eso significa que del gobierno, policia, gendarmeria, policia federal, policia de seguridad aeroportuaria, etc., ect., hacen la vista gorda. por que? ...

Pedro Adolfo  Garcia
Pedro Adolfo Garcia · Hace 25 días

Por mas que o haya detenidos estan los dueños de fincas que mucho tienen que ver en esto. Porque no averiguan de quien es, se van a llevar una srpresa. O quizas no


Se está leyendo ahora