El jefe de Bomberos Voluntarios y responsable de Defensa Civil, Manuel Gutiérrez, hizo ayer una evaluación de la ciudad tras la intensa lluvia registrada en la ciudad. Simultáneamente, explicó las tareas que llevaron adelante hasta la madrugada ya que buena parte de la ciudad quedó anegada.
"Se registraron 92 milímetros de agua entre las 18 del martes y las 3 de la mañana del miércoles, aproximadamente. Pese a que somos la segunda ciudad más importante en la provincia, debemos señalar que faltan los elementos adecuados para la medición de diferentes fenómenos climáticos", indicó.
A pesar de la intensidad y volumen de agua, no se evacuó a ninguna familia, no obstante ya estaban previstos tres centros de contención de ser necesarios. "Si se trabajó con árboles que cayeron en distintos puntos de la ciudad y con postes de cables de energía donde rápidamente trabajó personal de Edesa", señaló Gutiérrez.
En la mañana de ayer se realizó una reunión en la Municipalidad para coordinar tareas de asistencia y organización. "Luego de la fiesta de fin de año no hubo servicio de recolección de residuos en toda la ciudad, aspecto que quedó en evidencia por la cantidad de bolsas de basura que arrastraba el agua. Pido a los vecinos que por favor no tiren ramas ni escombros en los cordones cuneta, porque todo es arrastrado por la lluvia hacia los barrios del este y complica el drenaje", remarcó la máxima autoridad de los bomberos oranenses.
Mientras tanto, y de acuerdo al pronóstico para estos días, se esperan más lluvias en la región, por lo que las poblaciones de Embarcación a Rivadavia podrían sufrir la crecida de los ríos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora