Los productores de granos de los departamentos de La Candelaria, Rosario de la Frontera y Metán atraviesan una situación difícil debido a las actuales condiciones climáticas adversas.
El jefe de la agencia Metán del INTA, ingeniero Alejandro Sentana, informó que la superficie cultivada con soja ya fue cosechada en alrededor de un 60%, con rindes que van de regulares a buenos. "Las constantes lloviznas y la humedad están trayendo muchos inconvenientes a los productores del sur de la provincia. Estimamos que falta cosechar alrededor de un 40% de la soja, pero las precipitaciones están atrasando los trabajos", dijo Sentana ayer a El Tribuno.
El profesional destacó que además se están cosechando granos con alta humedad, lo que obliga a los productores a recurrir a secadoras. Esto, sumado a las retenciones y a los fletes, sigue poniendo en desventaja a los hombres de campo del norte del país.
"En lo que respecta al poroto, se ha cosechado muy poco, no más de un 20%. El 80% restante del cultivo está en madurez de cosecha, pero debido a las continuas lloviznas y al alto grado de humedad ambiente no se puede continuar trabajando en el campo. Cabe destacar que cuando se demora la trilla y no se hace en el momento oportuno, comienzan a aumentar las pérdidas, tanto en rendimiento, como en calidad comercial", destacó Sentana.
Caminos en mal estado
Las precipitaciones constantes registradas en el último mes en el sur provincial vienen provocando que los caminos y rutas de ripio y tierra queden en muy mal estado, lo que dificulta a los productores el acceso a los campos y sacar la producción.
La cosecha de poroto, soja y maíz no venía teniendo buenas expectativas de rendimiento en la zona debido a las bajas temperaturas que se registraron, con algunas heladas.
En el caso del poroto se sembraron en los departamentos Metán, Rosario de la Frontera y La Candelaria alrededor de 130.000 hectáreas de las variedades negro y colorado.
"El fin de semana del 23 de abril, hubo un cambio brusco de temperatura, llegando a bajo cero, lo que afectó a la mayoría de los cultivos que se encontraban en un estado de fructificación. Cabe resaltar que este es el período más crítico de la planta porque es el momento en el que se definen los rendimientos", dijo el ingeniero Sentana.
El profesional informó que el frío intenso fue acompañado por heladas en algunos sectores y el viento.
"Las temperaturas bajas y los fuertes vientos helados provocaron que se quemen las hojas de los cultivos, lo que dejó daños irreversibles", destacó Sentana.
Con respecto a las pérdidas, el ingeniero especificó que fueron superiores al 50% y los más afectados fueron los porotos sembrados a fines de febrero, que estaban en etapa de formación de vaina.
El maíz, que se encontraba hasta el momento en condiciones óptimas de desarrollo, dado a que había tenido buena humedad durante su crecimiento, fue afectado en algunos sectores por los vientos helados, lo que provocó la muerte de las hojas superiores y de algunas plantas incluso en lotes determinados.
"Y los cultivos de soja que se comenzaron a trillar están dando rendimientos inferiores a los estimados. Esto se debe a que durante el estado reproductivo, en general, sufrieron un período prolongado de falta de humedad", concluyó Sentana.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora