Un hombre fue brutalmente apuñalado en el tórax, en la tarde de ayer, en una calle del barrio Santa Lucía, siendo asistido en primera instancia por su propio padre quien, al igual que la víctima, no aportó datos del agresor, según informaciones policiales.
Pablo Aparicio, de 33 años, recibió varios estocadas en ambos laterales del tórax y yacía ensangrentado y casi en estado de shock a la llegada de los médicos del Samec.
Inmediatamente, la Policía de la Provincia montó un rápido cordón sanitario que finalmente dio sus frutos al ser asistido en tiempo y forma la víctima de las heridas por arma blanca.
Fuentes policiales aseguraron anoche que Aparicio fue intervenido por personal médico de guardia que lo estabilizó y lo alejó en lo inmediato del riesgo de vida, quedando
internado en observación.
Trascendió que no hubo denuncia inmediata de los hechos y que el personal policial del 911 y de la comisaría 8 que llegó con premura al lugar del sangriento episodio se dio con un muro de silencio.
"Nadie aportó en lo inmediato nada para detener al agresor", dijo una fuente policial.
Luego se informó que, a través del ambiental realizado en la zona, se pudo determinar que el victimario sería muy allegado a la familia de Aparicio, tan cercano que no quisieron dar su inmediata filiación.
Fuentes policiales calificaron al hecho como grave y esperan que el fiscal de turno caratule el hecho como homicidio en grado de tentativa.
Pese al silencio de la familia, a última hora de ayer el agresor habría sido identificado por el trabajo policial y su detención ordenada por el fiscal de Graves Atentados contra las Personas en turno.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora