La idea le resultó "simpática". Quiso que su mascota aprendiera una "gracia". Lo filmó. Lo editó. Lo subió a las redes sociales. Pero lo que estaba haciendo tiene un contexto de muerte, destrucción y odio. Un joven que vive en Gran Bretaña fue arrestado luego de haberle enseñado a su perro a hacer el saludo nazi.
La policía lo arrestó en su casa de Coatbridge, en North Lanarkshire, acusado de crimen de odio. Por eso tuvo que pasar 24 horas en una comisaría. "Este clip fue compartido y visto por casi un millón de personas. Yo les pido a todos los que tuvieron la mala suerte de haberlo visto, de pensar en el dolor y el daño que esto puede causarle a una minoría en nuestra comunidad", comentó el detective David Cockburn, el oficial que justificó el arresto.
Meechan, luego de que la prensa local hiciera trascender la noticia, habló sobre lo que hizo. Dijo que solo quería molestar a su novia Suzanne, que es la dueña original del pequeño pug. Y que no odia a nadie. "No soy racista. Cualquiera que me conoce lo puede decir", se defendió.
"El antisemitismo no es algo que pueda ser considerado como una broma, bajo ninguna circunstancia. Es una forma de racismo que debe de ser condenada así como a cualquier otra forma de racismo, así como condenamos la islamofobia y la discriminación hacia los afroamericanos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora