*

Lo pillaron con un "dientudo" y lo obligaron a liberarlo
En una represa de la finca San Pablo, de Lumbreras (Joaquín V. González) los pescadores tuvieron que devolver al agua cinco dientudos que habían pescado en momentos en que la una patrulla de la División Rural Ambiental de la Policía hacía una inspección en el lugar.
Los ejemplares de esta especie, también llamada tararira, ni lerdos ni perezosos se sumergieron hasta desaparecer en las turbias aguas de este pequeño lago anteño ante la mirada incrédula de los pescadores, quienes no contaban los permisos de pesca correspondientes. Sin embargo, ya tenían en la "sarta" cinco peces que aún daban fuertes coletazos tratando de escapar.
Los infractores no solo tuvieron que devolver los ejemplares al espejo de agua, sino que se les secuestró una red pollera que tenían en su poder, un elemento prohibido por lo que se les labró las actas de infracción correspondientes establecidas por la Ley 7.135/01 del Código Contravencional de la Provincia de Salta.
El dientudo o tararira
El dientudo es un gran pez muy deportivo, bravo y luchador como el Dorado. Su carne también constituye un gran plato.
Es un ejemplar que habita entre juncos y carrizales, es muy territorial y está siempre acechando a las mojarras, pequeños sabalitos y ranas que desprevenidos pasan por su sector. Su ataque es muy violento y una vez prendido en el anzuelo pelea y da espectaculares saltos.
En lagunas bajas se las pesca vadeando, es decir metiéndose en el agua sin hacer mucho barullo para no espantarlas, en arroyos se los busca debajo de los carrizales o totoras contra la costa, en sitios con poca correntada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...