"La guardia del San Bernardo sigue igual de repleta pese a la apertura del hospital Papa Francisco. Seguimos recibiendo derivaciones de la zona sudeste y las ambulancias ni van por allá porque no tienen guardia de cirugía y, además, hacen guardia pasiva, que no es lo mismo que la activa. Por eso, hubo una reunión de todos los jefes de guardia del San Bernardo con el secretario de Salud Pública, Ricardo Carpio, hace unas tres semanas. En esa oportunidad se planteó este problema, le expusimos la situación de la guardia del Papa Francisco debido a la falta de recurso humano y cómo eso repercute en la del San Bernardo. Esto se ha hablado con claridad con las autoridades de Salud de la Provincia, quienes tomaron el compromiso de buscar más recursos humanos para cubrir la guardia del Papa Francisco", dijo Juan Carlos Erazu, titular de Asprober.
"Casualmente recibimos reclamos de colegas especialistas asociados a la Interhospitalaria porque están obligados a hacer guardias o emergencias, supuestamente por contrato de designación, pese a no estar capacitados", puntualizó Erazu.
"Con las autoridades de Salud hablamos varias veces por este tema de la demanda incesante en la guardia del San Bernardo. Me dijeron que ya estaban dadas las directivas a los distintos hospitales del interior para que todos los pacientes con determinadas patologías quirúrgicas pasaran por el Papa Francisco en vez de venir al San Bernardo, pero aparentemente esa orden no ha sido acatada porque los pacientes del interior y los del sudeste de Salta siguen viniendo acá", afirmó el titular de Asprober.
Erazu opinó que hay que sentarse de nuevo a hablar para formar un servicio de guardia en el Papa Francisco, con un jefe y médicos cada día, de lunes a lunes. En el centro sanitario del sur de la ciudad, según se conoció, a la guardia la realizan los médicos de planta y no se pagan como horas de guardia pese a que tienen un valor diferenciado.
La gerencia del hospital del barrio Solidaridad considera que, por contrato, los médicos están obligados a hacer guardias. "En la Interhospitalaria recibimos a unos diez colegas que trabajan en el Papa Francisco para reclamar porque son de planta y los obligan a hacer guardias y no es obligatorio. Hay designaciones con un régimen horario de 40 horas semanales y en algunos casos se incluía a la guardia, pero sin especificar horario", comentó Erazu.
"A las autoridades les expliqué que cuando un profesional no está en condiciones ni formado para desempeñarse en una guardia de emergencia es mejor que no cubra ese puesto porque la responsabilidad es muy grande. Por eso pedí y sigo pidiendo por profesionales que estén en condiciones de hacer guardia para disminuir las derivaciones de ese hospital a otros centros de más complejidad", señaló el dirigente.
"El tema de quiénes hacen guardia no es menor. Tanto es así que ya se estudia la especialidad en emergenciología", puntualizó Erazu, quien también es médico de guardia del San Bernardo.

"Nuestro hospital es diferente"
Romero recordó que fue concebido con una guardia de tres especialidades. El gerente del hospital Papa Francisco, César Romero, resumió con una frase la cuestión de la guardia: "Lo que hay que entender es que este es un hospital diferente al San Bernardo y que tiene una concepción diferente".
Según describió, tiene una guardia con las especialidades básicas -pediatría, clínica médica y tocoginecología- y funciona las 24 horas.
Sobre las quejas de algunos médicos de su equipo por la cobertura de las guardias, dijo estar en conocimiento de algún reclamo puntual hecho a organizaciones gremiales.
"Tanto en clínica médica como en pediatría, tenemos varios especialistas que tienen subespecialidades, pero están dentro del sistema. Acá, desde el comienzo, todos sabían que venían a trabajar a un servicio de clínica médica. Todos firmaron, lo que no sé es si todos leyeron o no el reglamento, pero todos lo tuvieron disponible con anticipación en la página web", sostuvo.
En una defensa del sistema que dirige, Romero dijo: "Si hay alguien que quiere reclamar algo porque le parece que no está bien dentro del hospital tiene que ser alguien que conozca esto desde adentro. Nosotros no tenemos problemas, hay representantes de los profesionales, de los gremios de enfermería. Creo que es muy útil para la conducción de un hospital que la gente reclame, diga qué necesita, cuál es el déficit y si se siente bien o no. Por tanto, cualquier reclamo o sugerencia de la gente del hospital siempre ha sido bien recibido y siempre hemos tratado de darle solución, pero no puedo aceptar que alguien de otro hospital venga a hacer un reclamo sobre cómo se trabaja en este hospital, porque éste es diferente. Los profesionales acá tienen recién dos años, es un hospital en formación; muchos de nosotros venimos de la gestión, tenemos muchos años, y conocemos muchos vicios del sistema de la salud. Nosotros no queremos que la gente adquiera esos vicios".
"Nosotros tenemos, además de la guardia, un servicio de emergencias. La confusión a veces viene porque a la emergencia le llaman guardia. Entonces, algunos profesionales reclaman el pago de horas de guardia porque están en la franja horaria de la emergencia, y no es así. Es un servicio que tiene consultorios de emergencia y que son cubiertas de 8 a 20 con la planta. Así fue programado y así fue aceptado porque hubo un reglamento que se escribió y que fue puesto a disposición de los profesionales que firmaron el ingreso", remarcó. Y añadió: "Hay profesionales que preguntan por qué, si están en la guardia, cobran como de planta, cuando en realidad, están en el horario de planta, en emergencia, que se cubre con horas planta". Destacó que el hospital tiene "muy estrecha relación con los centros vecinales y otras organizaciones barriales". "La gente tiene que entender y no enojarse si le decimos que la vamos a derivar a otro centro de más complejidad porque no podemos responder a ese cuadro", agregó.
“Funciona el 100% de los servicios”
El gerente, César Romero, destacó el trabajo conjunto con los centros de salud. Sobre la marcha del hospital Papa Francisco, a dos años de su apertura en Solidaridad, en el sudeste de la Capital salteña, César Romero, gerente de la institución, sostuvo que funcionan todos los servicios y ese es el logro principal.
El funcionario destacó también, “la buena interconexión y trabajo en red” con los 10 centros de salud que dependen de este hospital y que tiene un nivel de complejidad intermedia.
Romero explicó que hay estimaciones que indican que el 80 por ciento de los problemas de salud de una población se pueden llegar a resolver en el primer nivel de atención (centros de salud), que a su vez, también tienen distintos niveles de complejidad.
“A esto, nosotros le agregamos un plus porque este hospital, además de consulta externa y ambulatoria, tiene internación, terapia intensiva, cirugía y la unidad de partos, ginecología y neonatología. Si hiciéramos una estimación, nosotros deberíamos estar resolviendo un 90 por ciento de los problemas de salud de la gente”, afirmó.
Con respecto a la función de los centros de salud con los que trabaja el hospital a su cargo, Romero puntualizó que la principal actividad es preservar, prevenir y evitar que la gente se enferme.
“Si uno va a un centro de salud se verá la cantidad de niños sanos y embarazadas que se controlan. Es obvio que también van enfermos y deben ser atendidos. Y nuestro hospital Papa Francisco cubre la parte de los enfermos. Nuestro consultorio externo son los centros de salud y lo estamos trabajando así. De a poco, la población lo va entendiendo”, sostuvo.
Romero destacó luego el servicio de oftalmología y las operaciones de cataratas que se realizan.
El último sector que se abrió, en junio, es el de neonatología. “Con eso, también le dimos un poco de oxígeno al servicio de neonatología del hospital público porque es el mismo servicio; el jefe del área es el doctor Mario del Barco, son los mismos médicos. Si allá hay pacientitos de esta zona y no son graves, se trasladan para acá. Es un trabajo en red”, manifestó Romero.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora