En las paredes de la ex Bodega Giol (Necochea y 20 de Febrero) están tres de los murales más icónicos de la ciudad. El más conocidos por todos los salteños es el que se ubicaba en una de sus esquinas de altas paredes, en el cual se retrató la imagen de un aborigen calchaquí hecho con venecitas (azulejos cerámicos) y cubría una superficie de 6,40 metros de largo por 3,80 de altura.
En las paredes internas del edificio había dos murales más de iguales proporciones que adornaban el interior. Uno representaba la cava de una bodega y el otro, el tiempo de la vendimia. Estos murales, que fueron creados en la década del 60, no solo tienen un valor cultural para los salteños sino también arquitectónico e histórico y hasta hace unos meses formaban parte del paisaje habitual de la ciudad. Hoy, ese recordado edificio, que funcionaba como depósito de la cooperativa vitivinícola mendocina Fecovita está en demolición, ya que se va a desarrollar un complejo de viviendas horizontales. Esta situación puso en luz de alerta a la ciudadanía y en especial a la concejal Socorro Villamayor sobre la posibilidad de que estas verdaderas obras de arte desaparezcan.
El diálogo con El Tribuno, la edil expresó que cuando le informaron que se autorizaba la demolición del edificio pidió al Ejecutivo municipal que garantice el resguardo de los murales. "Al pedido de informe que solicito, se produce la paralización de la obra y le solicitan a los propietarios la preservación del mural externo y le sugieren también resguardar los de adentro", contó Villamayor. Y agregó: "Tiempo después el municipio realizó controles en la obra y verificaron que los murales están resguardados. Desde el área de Patrimonio me informaron que si bien no es un bien protegido, por su historia y la forma en que fueron realizados se debía preservarlos".
La edil señaló que desde su pedido, el Ejecutivo resolvió que ya no era optativo para los desarrolladores la conservación del mural que se encontraba ubicado al frente y que si no lo hacían no se les permitiría continuar con la demolición. El valor que tienen estas obras de arte es inmenso. Fueron realizados por el artesano holandés Ernest Unertl, quien trasladó la obra del pintor porteño León Gillar a las venecitas. En cada mural se utilizaron 61 mil mosaicos, es decir que en total se utilizaron entre los tres trabajos 183 mil piezas. Las pinturas originales tenían una dimensión de 60 por 40 centímetros, por lo que la escala del mural resulta diez veces la del cuadro original.
Jorge Nieto, encargado del área de Patrimonio de la Municipalidad, expresó que intervino en el caso hace dos meses. "En ese momento yo me expido y digo que los murales eran muy valiosos", contó Nieto, pero aclaró que no tenía ningún instrumento de protección para los murales. "Están en una zona de grises donde no está contemplado dentro del código urbano", añadió.
El titular de Patrimonio, en su exposición, evaluó que debían rescatar los murales, fundamentalmente el que está ubicado afuera, ya que "forman parte de la memoria colectiva de los salteños". Además, destacó su importancia como obras de arte. "Con los que están en el interior no puedo tomar intervención pero como se trata de la misma serie por la cual me expido diciendo que la Dirección de Control de Obras Particulares debería hacer respetar", contó Nieto.
El encargado del área de Patrimonio explicó que los murales están protegidos con placas de poliuretano, y fueron enmarcados. Agregó que serán contemplados dentro de la nueva construcción. "Evidentemente hay un plan de manejo por parte de la empresa. Desde mi punto de vista se está cumplimentando todo", aseveró.
Si bien los murales van a formar parte de la nueva construcción , serán ubicados en otro lugar por lo cual deberán ser movidos. Con respecto al traslado de los mismos, Nieto contó que es posible realizarlo porque la técnica con la que fueron realizados lo permite. "Al ser construidos con venecitas, es una especie de rompecabezas. Con lo cual se ha codificado pieza por pieza y se ha enmarcado para poder despegarlo, aunque en todo tipo de traslado están los riesgos, pero se están tomando los recaudos necesarios", finalizó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Vicente Leo
Vicente Leo · Hace 2 meses

Creo que esos murales correspondían al vino calchaquí, un blanco común de muy buena calidad.


Se está leyendo ahora