Marcela Rojas y Divar Quiroga son los primeros aborígenes que se recibieron de enfermeros universitarios, título que les otorgó la UNSa al terminar de cursar la carrera en la subsede de la casa de altos estudios que funciona en Santa Victoria Este. La carrera se comenzó a dictar en esa alejada zona, distante 130 kilómetros al este de Tartagal, hace tres años y si bien los dos jóvenes ya rindieron su última asignatura, a otros 4 compañeros les quedan una o dos materia para terminar también sus carreras universitarias.
Graciela Andreani, directora de la Sede Regional Tartagal de la UNSA, precisó que para el dictado de clases "diez docentes viajaban semanalmente a Santa Victoria Este. Los dos alumnos egresaron justo al complirse 3 años de carrera y a otros 8 compañeros les quedan una o dos materias", dijo.
Por el rendimiento académico de los alumnos, todos residentes en diferentes comunidades, se ve a las claras el interés que tenían en obtener el título de una profesión tan necesaria para esas alejadas comunidades a las que se les dificulta acceder al servicio de salud.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


franco gonzalez
franco gonzalez · Hace 11 meses

solo les faltaba oportunidades, cuanta gente humilde podria estudiar si se le dan las oportunidades.