"Lopecito", el de los pesitos

Humberto Echechurre

"Lopecito", el de los pesitos

Dicen que una vez, José Nun, exsecretario de Cultura de la Nación, le contó a Néstor Kirchner un proyecto que incluía la entrega de viviendas con una pequeña biblioteca. Se entusiasmó Kirchner con una condición que uno de los libros sea: "Nunca más".
A partir de allí se incorporó la novedad, importada desde Cuba, donde nació la idea. Ante la necesidad de vivienda en el país y al ritmo que se entregaba, las carpinterías estaban felices, hasta que la idea empezó a naufragar por la escasez de plata.
En un momento los muebles y libros sobraban y las casas faltaban.
Se paró la construcción porque, a la luz de los hechos, los fondos empezaron a cubrir otras necesidades, ya que el encargado de distribuir el dinero era "Lopecito".
Excéntrico, prepotente y ambicioso exfuncionario, que empezó a explotar la veta de un descomunal negocio.
"Si quieren que la obra avance", hablen con "Lopecito" era la música que más se escuchaba en los pasillos del ministerio de Planeamiento.

¿Qué te pareció esta noticia?

Compartí

0

Te puede Interesar

Comentá esta Noticia