Los All Blacks, defensores del título, le ganaron 20 a 18 a Sudáfrica y se convirtieron en los primeros finalistas del Mundial de rugby que se disputa en Inglaterra. El duelo disputado en Twickenham fue muy parejo hasta el final y dejó a los sudafricanos con un sabor amargo.
Mañana se enfrentarán Los Pumas ante Australia en la segunda semifinal. El ganador será rival de Nueva Zelanda en el último partido del certamen. En caso de pasar a la final, el equipo argentino podría volver a enfrentarse con los neozelandeses como ya lo hizo en la fase de grupos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia