*

Los alumnos de Arquitectura bocharon a la ciudad de Salta
"Salta, la linda", ya no es tan linda. El tránsito es un caos y los "corazones de manzana" han desaparecido, "por excepción". Según los estudiantes de la Universidad Católica, el deterioro obedece a la improvisación y a las malas costumbres. En las Jornadas Universitarias de Reflexión Social, docentes y estudiantes aniquilaron el mito de una ciudad inclusiva. "Nada está pensado a escala humana", fue la sentencia. No se trató de retórica política. El jefe de investigación de la carrera de Arquitectura, Gustavo Puerari, fue explícito: Nada está planificado para circular con sillas de ruedas ni siquiera en la peatonal, que tiene dos años.
Los estudiantes Emiliano de la Vega Pedano, Guadalupe María San Juan, Robustiano Acosta Ellero y Franco del Castillo presentaron un informe minucioso, respaldado por planos e imágenes comparativas, donde queda a la vista lo que en realidad está ante nuestros ojos todos los días. Salta no está planificada ni para los turistas ni para los salteños.
La primera "no planificación" es la política habitacional. Ante la ausencia de planes de vivienda estatales, aparecen simultáneamente barrios cerrados y asentamientos donde se vive en condiciones indignas.
El informe pasó revista a lo que sucede en villa Floresta, donde el agua llega en camiones, una vez por semana. La gente construyó viviendas precarias bajo un cable de alta tensión, que es muy peligroso. Para que se mudaran, los indemnizaron. Se fueron, y llamaron a otros parientes a que hicieran lo mismo; como no los indemnizaron, siguen bajo el cable.
En el barrio Gauchito Gil, los niños se bañan en piletones abandonados que se usaban para tratar efluentes cloacales.
En Pereyra Rosas está previsto construir la sede legislativa con un solo acceso, sin espacios para estacionamiento y sin previsiones de seguridad, en medio de un barrio que estará habitado por familias. "La arquitectura es arte, urbanismo y calidad de vida", sostienen los universitarios. Un arte ignorado en Salta, claro.
El análisis sobre el Centro Cívico Municipal fue demoledor: "No se ejecutó el proyecto que ganó el concurso, no tiene fachada, se ingresa por la avenida Paraguay, sin alternativas, y a través de una playa de estacionamiento".
Las fotos de las avenidas Entre Ríos, San Martín y Belgrano, comparadas con las calles de París y Londres, dieron un baño de realidad a las ilusiones salteñas. Pero la mirada recorre toda el área metropolitana. "Si se cae el puente sobre el río Vaqueros, el departamento La Caldera queda incomunicado".
En un aula repleta, los alumnos estuvieron acompañados por los coordinadores Puerari, Julio Moreno (Economía) y Jorge Villada (Abogacía), y los docentes Enrique Lima Meiners, Facundo Ruiz de los Llanos, Fabiola Carrizo y Atilio López. El debate posterior trajo crítica y autocrítica: reprochan la ineficiencia oficial, pero también el conformismo y la pasividad de la ciudadanía; consideran inadmisible que las urgencias políticas desplacen a las exigencias técnicas, comprometiendo la calidad de vida de la gente y el futuro mismo del Valle de Lerma. Como se reiteró a lo largo de las jornadas universitarias, "las dos grandes carencias son la baja calidad educativa y la ausencia de una visión de largo plazo".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...