La vicepresidenta Gabriela Michetti consideró ayer que no hay "ninguna posibilidad" de que la Argentina "se fortalezca y encamine en la senda del progreso" mientras "existan los Báez, los López, los Jaime", en alusión a los involucrados en casos de presunta corrupción.
"No tenemos ninguna posibilidad de que nuestro país se fortalezca y se encamine en la senda del progreso y la prosperidad mientras existan los Báez, los López, los Jaime, y todos aquellos que van sembrando de desconfianza los corazones de los ciudadanos en relación con la política y las instituciones públicas", sostuvo la presidenta del Senado.
En una columna de opinión publicada en el portal Infobae, la referente del PRO aseguró que cada vez que aparecen casos de corrupción se pregunta "¿qué es lo que lleva a estos funcionarios públicos a poner sus afectos, su familia, su prestigio público, su libertad, su paz interior, a veces hasta su vida, en riesgo por tener más y más dinero, más y más poder?".
Al respecto, Michetti resaltó que los seres humanos son "imperfectos", pero cuestionó que "de ahí a estos hechos indescriptibles -porque provocan tantos sentimientos y emociones que se hace imposible nominarlos con palabras- ¡hay un camino eterno!".
"Cumpliéndose los 200 años de nuestra Independencia, los casos como estos, que nos llenan de bronca, impotencia, dolor y náuseas, podrían convertirse en una invitación a pensar cuál es el sentido de nuestra vida", argumentó.

"Hay responsables políticos"

Marcos Peña afirmó que se acaba de caer el velo de una mentira. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, dijo ayer que "no cabe ninguna duda de que Néstor y Cristina Kirchner son responsables políticos" del caso José López.
Peña evaluó que con este episodio "se termina de caer un velo que era la mentira", el cual "muchos argentinos no querían verlo o querían justificarlo".
"No cabe ninguna duda de que Néstor y Cristina son responsables políticos de que el secretario de Obras Públicas de sus tres gobiernos termine poniendo una bolsa de 10 millones de dólares por arriba de un muro", sostuvo.
En diálogo con radio Mitre, el jefe de Gabinete señaló que "hace 8 años había una denuncia por enriquecimiento ilícito sobre este señor (López) y no había pasado nada".
"No puede haber justicia 10 años después, tiene que haber justicia en tiempo real", agregó.
En ese contexto, realizó una crítica abierta y directa a jueces y fiscales y puntualizó: "Hay jueces, como el que ha renunciado, que era evidente la protección política (que brindaban), como (Norberto) Oyarbide".
Al referirse específicamente a López y a su papel en la gestión kirchnerista, sostuvo que "fue 12 años el que manejó la obra pública" y tuvo un vínculo muy "cercano" con los ex presidente Néstor y Cristina Kirchner.
"De mínima hubo una falla suficientemente grande para que (Cristina Kirchner) tenga una responsabilidad política", afirmó el jefe de Gabinete sobre el tema.

"Hubo anticipos sin las obras "

El dirigente radical Leandro Despouy cuestionó la metodología. El exauditor general de la Nación Leandro Despouy resaltó que durante la gestión de José López al frente de la Secretaría de Obras Públicas se llevaron adelante construcciones con "irregularidades en la licitación con privilegios a algunos empresarios y amigos del poder".
"En lo que hace a la obra pública, en los doce años de la gestión de López se realizaron las obras con una misma matriz y modalidad: irregularidades en la licitación y contratación, privilegiando a algunos empresarios, y el mecanismo fatal de los adelantos financieros que permite el envío de dinero con independencia de si la obra venía avanzando o no", sostuvo.
El expresidente de la Auditoría General afirmó que con esos adelantos se "hizo que en la práctica hubiera transferencias a empresarios y amigos del poder sin que se hicieran las tareas", a la vez que precisó: "También había redeterminación de precios, así que una obra ya licitada cambiaba de precios y aumentaba".
"La característica que tomaron las licitaciones es que en general eran (adjudicadas) a empresarios vinculados al poder", agregó Despouy. Señaló: "Están bastante identificados los empresarios que trabajaban con ellos, o por lo menos las empresas que figuraban, aún cuando es difícil saber si esas firmas no estaban asociadas con las de (el dueño de Austral Construcciones) Lázaro Báez y otros". Asimismo, se refirió a los presuntos desvíos de dinero en el plan Sueños Compartidos y consideró que ese caso "es un verdadero retrato de lo que ha sido la modalidad de la canalización de fondos públicos".

Kirchneristas arrepentidos

Además de los arrepentidos en la Justicia, lista en la que por ahora solo se cuenta a Leonardo Fariña, el último gran escándalo de corrupción, protagonizado por el hasta ahora poco conocido José López, generó un aluvión de arrepentidos por su cercanía al kirchnerismo.
Grandes defensores del proyecto nacional y popular, tanto políticos como artistas, salieron en las últimas horas a despegarse del modelo, tras el bochornoso arresto del exsecretario de Obras Públicas.
Las voces críticas incluyen tanto a exgobernadores fuertemente ligados al Ejecutivo de Cristina Kirchner como a exmiembros del gabinete K.
También salieron a despegarse varios de los actores que respaldaron fuertemente el proyecto, como Pablo Echarri, Dady Brieva, Coco Sily y Gerardo Romano.
"Arrepentimiento", "desilusión", "autocrítica", entre otras, son algunas de las palabras que se escucharon de boca de muchos paladines del "vamos por todo", y varios de ellos, sin sonrojarse, declararon que llegó el fin del kirchnerismo.
La desbandada probablemente se incrementará en el caso de que las causas por corrupción involucren a personajes más importantes que un simple secretario de Obras Públicas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora