La suba de los encajes bancarios (ese dinero que el Central exige tener indisponible) ha posibilitado que las entidades inmovilicen 47.000 millones.
La noticia de tanta liquidez del sistema financiero sería buena, si el crédito estaría satisfecho. Pero no es así. Los créditos que representan el giro en descubierto de cuenta corriente, los préstamos hipotecarios y los prendarios, siguen esperando a los clientes.
La asimetría en el sistema financiero hoy es evidente. Los bancos pagarán menos por plazos fijos a los ahorristas debido a la baja de las tasas que sirvió para los nuevos encajes que se están haciendo: un 2% en junio y otro 2% en julio.
Un ejemplo de la baja de las tasas de interés es aquel para los depósitos mayoristas a 30 días que cayó del 31,4% al 30,3% anual.
Las variables negativas de la coyuntura por la baja de consumo y las dificultades en el empleo, impiden a los bancos trasladar los aumentos de sus costos a las tasas que cobran por sus préstamos; y al mismo tiempo, la migración masiva de los ahorristas desde los plazos fijos hacia las lebac (las letras del BCRA, que ya rinden un 34,25% anual).
Este cúmulo de consecuencias limita fuertemente la liquidez que captan las entidades y pone un piso a los retornos que ofrecen a sus clientes. En las mesas de dinero advierten que la suba de encajes debería convertirse en un aumento de al menos dos puntos porcentuales en las líneas de financiamiento.
El proceso de ajuste a la baja en las tasas, que desde comienzos de marzo habían quedado al 38% anual -el mismo nivel que tenían en los días previos al desarme del cepo para desalentar pases al dólar en un contexto de reservas sumamente debilitadas-, comenzó en la primera semana de mayo.
En ese contexto, el presidente Mauricio Macri reconoció que le "preocupaba" el elevado nivel que mantenían. Pero se precipitó en las últimas dos semanas, cuando el BCRA las bajó del 37,50 al 36,75% primero y de ese escalón al 35,25% para inmovilizaciones a 35 días .
Dos análisis
El recorte de las tasas, según las dos opiniones dominantes en el mercado, responde a distintas circunstancias.
El BCRA afirma que el recorte se debe a las señales de desaceleración que detectó en la inflación núcleo pero, en el mercado creen que la poda dispuesta tuvo, además, un ojo puesto en la persistente debilidad del dólar en la plaza local.

Recaudar dólares

Hasta hoy el tesoro concretará su tercera colocación de letes en dólares a tres y seis meses de plazo.
El papel, que puede ser suscripto tanto en pesos como en dólares, ofrece la oportunidad de pagar un tipo de cambio mayorista mucho más económico que el de las ventanillas de bancos y casas de cambio, y colocar las tenencias a una tasa del doble de lo que paga un plazo fijo en moneda extranjera.
La tasa de la lebac es 34,25% y resulta atractiva para el ahorrista que prefiere las inversiones de corto plazo. El Gobierno recaudará, este año, US$ 3.000 millones en letes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Pepe Bardero
Pepe Bardero · Hace 5 meses

Sres, estamos ante UN NUEVO CORRALITO....

Gilgamesh Enkidu
Gilgamesh Enkidu · Hace 5 meses

eso mismo pensé al leer el título. Cuando uno se quema con leche, ve la vaca y llora....


Se está leyendo ahora