Acostumbrados a tardes tranquilas, de mates en la vereda y con los chicos jugando en la calle, los cerrillanos vivieron ayer una tarde distinta. Desde el ingreso, quienes llegaban al pueblo caían en la cuenta de que algo estaba pasando. Una serie de vallas obligaban a tomar el conocido camino a Colón para poder ingresar, por la calle lateral a las vías del tren, hacia el centro del pueblo. Y es que tener la visita del Presidente de la Nación no pasa inadvertido en ningún pueblo. Con banderas en los postes de la avenida principal y en la plaza y efectivos policiales cada 50 metros, Cerrillos era otro.
En la vereda y sobre la calle en la que se ubica la cancha de los Trabajadores de la Cámara del Tabaco, se pudo ver una ambulancia, tres baños químicos, una autobomba y varios hombres vestidos de negro, que formaban parte de la custodia del mandatario nacional. Apenas tres minutos pasadas las 18, un helicóptero se posó en el centro de la cancha y se pudo ver a Mauricio Macri y su esposa, Juliana Awada, descender y saludar desde lejos a los vecinos que esperaban atrás de un alambrado. Sin dudar, los vecinos comenzaron a llamarlo y pedirle que salude, que se acerque. Cuando parecía que la camioneta, que lo transportaba junto al gobernador Juan Manuel Urtubey y la intendenta, Yolanda Vega, partía hacia el centro del pueblo, el conductor giró y estacionó para que el Presidente bajara. Emocionados, cerrillanos y pobladores del Valle de Lerma aplaudieron a Macri y no dejaron de desearle suerte, mientras le sacaban fotos. "Esta es la primera vez que un presidente visita Cerrillos. Estoy muy emocionada, así que vine con mis nietos, mi hija y mi esposo", contó Faustina, de 68 años, mientras esperaba, enfundada en su manta, la llegada del mandatario.
Lucía Cruz TAMALERA "Si pudiera hablar con Macri le pediría que piense en todos, pero más en los jubilados y los pobres".
Cerca de Faustina, un grupo de jubilados que conforman el ballet Flor del Nogal esperaban ataviados con trajes tradicionales. Pese a que no pudieron sumarse al acto oficial no perdían la esperanza de bailarle una zamba al Presidente. En la plaza, otro grupo esperaba la llegada de Macri, aunque fuera para saludarlo de lejos. Sobre la avenida principal representantes del fortín Virgen del Milagro alzaban un pasacalle reclamando viviendas, cloacas y un hospital para San Agustín, que hoy depende del municipio de La Merced. "Trajimos un petitorio, espero que llegue a manos del Presidente", afirmó Carmen Vilella a El Tribuno.
Dora Gómez DOCENTE "Es histórico y creo que, más allá que apoyemos o no, es un orgullo para Cerrillos".
Pasadas las 18.30, el mandatario dio por finalizado el acto que se realizó en la sede de la Cámara del Tabaco y dejó las tierras de Güemes. Tranquilos y sin olvidar llevar algo para acompañar los mates, los cerrillanos recuperaron su tranquilidad y el pueblo volvió a su ritmo habitual.
El Spot
silleta vieja.jpg
Captura de Teresa en el spot
Captura de Teresa en el spot "Todo es posible juntos".
Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora