"Es un reencuentro que hay que vivirlo intensamente", dijo ayer la directora de la escuela Justo José de Urquiza, Rosa Guaymás, al iniciar el nuevo período lectivo. Y luego agradeció a todos los padres y presentes por la confianza de dejar a sus niños en la escuela pública. Las clases comenzaron el día previsto, tras las recientes negociaciones salariales que, según hicieron notar ayer varios docentes, no convencieron con el 25% de incremento hasta junio.
Más allá de la cuestión salarial, los chicos volvieron a dar vida a las aulas y a los patios de los establecimientos. Sin embargo, hubo escuelas en las que faltaron docentes como la Bélgica o donde no se pudo dar lugar a los niños de la zona, como en San Remo.
El gobernador, Juan Manuel Urtubey, al encabezar la apertura del ciclo 2016 en Chicoana, expresó: "Quiero hacer un expreso reconocimiento a lo mejor que tenemos en Salta: nuestros docentes que permanentemente muestran su esfuerzo y compromiso con el rol que les toca desempeñar".
Ayer, El Tribuno salió a recorrer algunas escuelas primarias para conversar con directivos y docentes sobre las expectativas para el presente año.
Las condiciones
En la escuela 4.041 Rafael Patricio Sosa, los vicedirectores Raúl Jurado y Claudia Fresco aseguraron que su institución recibió los fondos para arreglos menores, unos $13 mil. Salvo un problema de bomba de agua, el resto del edificio, ubicado en barrio Castañares, muestra buenas condiciones.
"Nosotros tuvimos que dejar a muchos niños fuera de la escuela porque ya no hay lugares. Muchos de ellos vienen de los nuevos asentamientos y barrio del oeste, como Atocha. No podemos aceptarlos porque ya no nos da la capacidad", admitió la directora Silvia Gómez de la escuela 4.647 Mariano Boedo. El edificio presenta buenas condiciones, todos los docentes fueron a dictar clases a los 600 niños inscriptos. En esta escuela se realizan proyectos institucionales como "Comunidades de Aprendizaje", con tertulias de diálogos y con la participación de voluntarios en los procesos de enseñanzas. Por ello, se convierte en una escuela muy demandada.
Drama en el sur
En el nuevo loteo de parque La Vega a la falta de agua, luz y cloacas se hizo sentir la necesidad de otra escuela en la zona para los niños que ahora residen allí.
Según la organización de la Corriente Clasista y Combativa, que ordena algunas manzanas en el barrio, actualmente son 25 niños los que quedaron sin ir a clases allí. Los padres, según describieron, fueron a la escuela Profesor Gauffín, del barrio San Remo, y les dijeron que no quedan lugares para sus niños.
Más al sur, en la escuela del barrio Santa Ana I, la vicedirectora, Noemí Párraga, vivió una situación más cotidiana. A las 12, la docente les recomendó a los niños no perder las cajas con los útiles escolares y felicitó por el regreso a clases.
Aunque los gremios docentes firmaron un acuerdo salarial, son varios los maestros que expresaron su descontento por el resultado de la negociación.
El descontento
Para tener en cuenta, un docente recién ingresado llegará a mitad de año con un sueldo de unos 7.700 pesos, mientras que uno de más de 20 años de antigedad llegará a los 11 mil.
Consideran que esos montos son insuficientes y que están por debajo de la línea de pobreza. No obstante, tras un año en el que hubo medidas de fuerza, la situación se ve más calma.
El Gobierno provincial, recordemos, descontó todos los días de protesta que realizaron de Docentes Unidos de Salta (DUS).
Según relataron, algunos no cobraron hasta los sueldos de noviembre del año pasado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora