A fines de agosto, Jorge Olmos, gerente municipal de Tránsito, anunció que desde el 1 de septiembre todo el servicio de transporte de pasajeros sufriría modificaciones en sus recorridos para evitar que circulen por el casco céntrico.
Dos meses después, el funcionario afirmó que ya tenía las autorizaciones legales del municipio y que desde el 1 de noviembre los colectivos ya no circularán por las calles céntricas, sino que deberían hacer un rodeo por Bustamante, Moreno, Belgrano y San Martín.
A raíz de ello, las empresas de transporte urbano e interurbano informaron que recién en la jornada del viernes recibieron la notificación correspondiente pero se negaron a aceptarla y cambiar sus recorridos.
Olmos aseguró que desde ayer (1 de noviembre) ya no se les permitirá a los coches el ingreso por las calles céntricas, pero las empresas Gauchito Gil y San Antonio argumentaron que recibieron la comunicación el viernes a última hora y no tenían tiempo de modificar sus recorridos ni de informar a sus pasajeros.
Así que decidieron que el recorrido de los colectivos no se modificará y se mantendrá por el centro, dejando de lado la decisión del gerente de Tránsito.
Olmos, cuya gestión se ve tambalear ahora por la resistencia de las empresas de transporte, sostuvo a principios de semana que daría cumplimiento a la medida que tenía previsto ya meses atrás, de sacar a las líneas urbanas e interurbanas del casco céntrico, efectivizando la restricción a partir de ayer.
Pero ambas empresas remarcan que para tal modificación son necesarios pasos legales en el contrato, más cuando se trata de un servicio público y que en ningún momento fueron convocadas para llevar adelante las respectivas reuniones.
Ambas empresas coincidieron en que para mejorar el tránsito se deberán estudiar mejores opciones porque la actual perjudicará en gran medida a la gente.
La idea del funcionario fue explicada más de una vez por todos los medios junto con la argumentación de que el objetivo es descongestionar el centro de la ciudad.
Es que las calles angostas de una ciudad pensada para coches a caballo, actualmente se encuentran colapsadas por la cantidad de vehículos que circulan a diario, no solo en horas pico sino durante toda la jorna da, todos los días.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora