Del Congreso de Tucumán convocado en abril de 1815, participaron cinco salteños pero solo cuatro participaron de las deliberaciones.
Y aunque Salta solo debía elegir dos diputados, según la convocatoria, postuló tres: Mariano Boedo, José Ignacio Gorriti y José de Moldes. De ellos, solo los dos primeros, Boedo y Gorriti, fueron aceptados, mientras que Moldes no pudo asumir pues sus poderes fueron rechazados por el cuerpo. Eso ocurrió luego de que el Congreso eligiera el 3 de mayo de 1816 a don Juan Martín de Pueyrredón, diputado por San Luis, como director supremo de las Provincias Unidas del Sud.
Como se sabe, la elección de Pueyrredón desplazó las aspiraciones del coronel José de Moldes, quien había sido propuesto para ese alto cargo. Al decir de don Bernardo Frías, "el localismo porteño lo rechazó, porque miraban como una humillación que fuera un provinciano quien mandara en Buenos Aires, pues el director, siguiendo la costumbre de los virreyes, podía ser al mismo tiempo gobernador de Buenos Aires".
Finalmente, cabe agregar que los otros dos salteños que participaron del Congreso de Tucumán, fueron Manuel Antonio Acevedo, diputado por Catamarca, y José Andrés Pacheco de Melo, diputado por Chichas, del Alto Perú.
patio casa de tucuman.jpg
Patio interior de la Casa de Tucumán
Patio interior de la Casa de Tucumán

Don Mariano Boedo

Don Mariano Boedo había nacido en Salta el 25 de julio de 1782 y era hijo de don Manuel Antonio Boedo y de doña Magdalena Aguirre. En el seminario de Loreto de Córdoba hizo sus estudios superiores y luego completó su carrera en la Universidad de Charcas, donde en 1805 se graduó de abogado.
De vuelta a Salta, tomó parte del pronunciamiento de 1810, sumándose con entusiasmo al movimiento revolucionario. Ese mismo año fue designado asesor letrado del Gobierno de Córdoba, donde reemplazó interinamente al gobernador Pueyrredón.
Más tarde regresó a Salta para desempeñarse primero como cabildante en 1813, y después, desplegando gran actividad en el Ejército del Norte. Cuando Belgrano se retiró a Tucumán luego de las derrotas del Alto Perú, se encargó tanto del Gobierno como de la Tesorería de Salta.
En 1815, Güemes lo designó su representante para solucionar el diferendo que mantenía con el Cabildo de Jujuy. Poco después, el pueblo de Salta lo designó su representante en el Congreso de Tucumán, incorporándose en la sesión del 2 de mayo de 1816.
En los primeros días de julio de 1816, fue designado vicepresidente de la mesa directiva del Congreso y, en ese carácter, suscribió el Acta de la Independencia.
En el seno del Congreso trabajó en varias comisiones, hasta que por razones de salud se retiró definitivamente. Luego se trasladó a Buenos Aires, donde falleció el 9 de abril de 1819, a los 37 años de edad.

José Ignacio de Gorriti

Nació en Jujuy en 1770. Fue hijo de don Ignacio Gorriti y de doña Feliciana Coeto. Estudió en el Colegio Monserrat de Córdoba. Pasó luego a Chuquisaca donde se graduó de abogado a los 19 años de edad.
Al fallecer su padre se hizo cargo de la administración de los bienes familiares y en 1802 contrajo matrimonio con doña Feliciana Zuviría.
Desde el principio abrazó la Revolución de Mayo e hizo valer su influencia en la campaña de Salta, donde gozaba de gran prestigio. Por ello, tuvo el honor de que la provincia de Salta lo designara diputado al Congreso de Tucumán.
En 1817 renunció al Congreso por considerar que era más útil al lado de Güemes. En el ejército gaucho tuvo influencia, siendo consejero del gobernador. En 1820, como gobernador interino de Salta, por ausencia de Güemes, rechazó una invasión realista numerosa con solo un puñado de gauchos. Un año después, el pueblo de Salta, reconociendo sus méritos, lo convocó luego de la muerte de Güemes, para que ocupara la primera magistratura. Desempeñó ese cargo por un breve período, lo suficiente como para lograr otro magnífico triunfo sobre el general Olañeta.
De 1827 a 1829, ocupó nueva y efímeramente el Gobierno de Salta. En 1831, cumplió una misión que le encomendó el general Alvarado para enfrentar las montoneras de Quiroga. Como los resultados fueron adversos, debió emigrar a Bolivia, donde murió en la miseria el 9 de noviembre de 1835.
acta independencia.jpg
Copia del Acta de la Independencia
Copia del Acta de la Independencia

Coronel José de Moldes, el director que no pudo ser

El cuerpo de la asamblea rechazó los poderes que llevaba el militar salteño. Si bien el coronel Moldes no actuó en el Congreso de Tucumán, el pueblo de Salta lo había elegido en 1815 para que lo representara en esa asamblea, pero finalmente ésta le rechazó sus poderes el 2 de mayo de 1816.
José de Moldes nació en Salta el 1 de enero de 1785 y recibió su instrucción en España, donde obtuvo el puesto de alférez de guardias de corps, hasta luego ascender a teniente.
En 1807 se conoció en Madrid con Juan Martín de Pueyrredón, y desde entonces comenzó a trabajar a favor del movimiento independentista que se gestaba lejos de América. Esto lo llevó a embarcase a Buenos Aires en 1809. Al año siguiente, luego de la Revolución de Mayo, fue nombrado gobernador de Mendoza. Luego desempeñó varios cargos militares que le permitieron participar del combate de Las Piedras y de la batalla de Tucumán.
Más tarde fue miembro de la Asamblea del Año XIII como diputado por Salta y, después, como jefe de un regimiento participó del sitio de Montevideo. Luego de ello, se retiro del Ejército y regresó a Salta donde fue electo diputado ante el Congreso de Tucumán. Allí, siendo candidato a director supremo, el cuerpo rechazó sus poderes. Ante ello, se retiró a Buenos Aires donde murió en 1824, luego de haber prestado grandes e importantes servicios, personales y pecuniarios a la causa de Mayo.

Acevedo, excura de Cachi y Molinos

Fue sacerdote en el Valle Calchaquí y luego integró el Congreso de Tucumán.
Del matrimonio entre José Manuel de Acevedo y doña María Juana Torino nació en 1770, en la ciudad de Salta, Manuel Antonio.
Los primeros estudios los cursó en Salta y luego pasó a Córdoba, donde hizo los estudios superiores de la carrera eclesiástica. En 1793 obtuvo el grado de doctor y se inició en el dictado de la cátedra de filosofía.. Desde 1801 hasta 1804 desempeñó el curato de Cachi y más tarde pasó a la parroquia de Molinos y a la de Belén, Catamarca, en 1806.
Diputado por Catamarca
Estando aún en Belén, en 1816, fue electo diputado por Catamarca ante el Congreso de Tucumán. Allí obtuvo un destacado papel como orador. Tuvo a su cargo la oración sagrada inaugural, en la ceremonia que se realizó en la iglesia de San Francisco.
Su nombre figura repetidas veces en el diario de sesiones del Congreso como activo y eficaz participante de los debates y también como autor de numerosas iniciativas, muchas de las cuales fueron aprobadas.
Al disolverse el cuerpo, regresó a Belén y en 1825 fue elegido nuevamente diputado por Catamarca al Congreso General, donde también tuvo una destacada actuación hasta que repentinamente murió el 1 de octubre de ese año.
relatos.jpg
José Manuel Acevedo. José Pacheco de Melo.

P. José Andrés Pacheco de Melo

Fue el cuarto congresal salteño en el Congreso de Tucumán.
Nació en la ciudad de Salta el 17 de octubre de 1779. Cursó sus primeros estudios en Salta y fue condiscípulo de Martín Güemes. En el seminario conciliar de Córdoba recibió las órdenes sagradas en 1801.
Fue cura párroco de Libi-Libi, en Chichas, Alto Perú. Allí influyó en la difusión del ideario independentista, transformándose en auxiliar de las fuerzas patrias en el Alto Perú. Fue consejero del general Güemes y en 1815 fue electo diputado por Chichas al Congreso de Tucumán, donde firmó el acta de la Independencia. Fue presidente del Congreso y perteneció al cuerpo hasta su disolución definitiva .


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora